Herencias del 2016 - EntornoInteligente

El Tiempo / El 2016 fue un año importante y extraño. Tres eventos inesperados marcarán nuestro futuro: el ‘brexit’, la elección de Trump y el triunfo del No. Los dos primeros pueden traer consecuencias graves para la estabilidad y la economía mundial. El tercero no detuvo la desmovilización de las Farc, pero, al no haberse logrado un consenso político, genera una considerable incertidumbre sobre el posconflicto. El brexit ha debilitado la recuperación económica y ha acentuado los riesgos de crisis financiera en Europa. Si otros países siguen el ejemplo del Reino Unido, podría conducir al fracaso el experimento de convivencia pacífica más importante en tiempos modernos. Las dos guerras mundiales del siglo pasado se originaron en Europa y la Unión creó un estrecho entramado de intereses económicos comunes, precisamente para que algo parecido no volviera a ocurrir. El triunfo de Trump ha sido bien recibido por los mercados, pero subsisten grandes incógnitas sobre qué hará exactamente en materia de proteccionismo e inmigración. Con que haga una parte de lo que dijo en campaña causará mucho daño, especialmente a México y China. Pero también al resto del mundo emergente, a través de los efectos sobre China. Como EE. UU. siempre fue el mejor ejemplo del libre comercio y la apertura a la inmigración, un viraje en estas materias puede recrudecer las fuerzas proteccionistas y xenófobas, que han ido en ascenso en Europa. Lo más preocupante es la posibilidad de que su anunciado menor apoyo a la defensa europea y su cercanía con Putin acaben desestabilizando un orden mundial que, desde el fin de la Guerra Fría, ha sido menos violento que casi cualquier otra época de la historia.* Sus nombramientos hacen temer lo peor. En Colombia, luego del triunfo del No hubo un interregno de rara madurez en nuestra dirigencia política. Condujo a un trabajo conjunto Gobierno-oposición y a una mejora sustancial del acuerdo con las Farc. Pero, después, la soberbia de Santos y las vanidades de Uribe y Pastrana nos regresaron a la destructiva polarización que nos han hecho padecer en los últimos seis años. No acabo de entender a Santos. El 2016 fue el año de su gloria a nivel internacional: Nobel de Paz y un amplio reconocimiento a sus esfuerzos. Pudo ser asimismo su año de gloria en el país, si hubiese sido más generoso con su triunfo y más paciente con sus adversarios. Pasará a nuestra historia como el Presidente que logró la desmovilización de las Farc, mediante un proceso bien planeado y conducido por un excelente grupo negociador. Pero también como quien, por su animadversión con Uribe y sus afanes, al parecer dictados por su agenda internacional, lo complicó innecesariamente y, en últimas, contribuyó a que no se lograra un consenso político alrededor del acuerdo. Esto, por supuesto, no justifica la imperdonable actitud de Uribe y Pastrana. El primero pasará a la historia como el Presidente que hizo posible la paz al derrotar militarmente a las Farc. Pero también como quien quiso perpetuarse en el poder a cualquier costo y, como expresidente, actuó más movido por sus pasiones personales que por el interés nacional. Y ni qué decir de Pastrana, el Presidente más ligero que nunca tuvimos y el expresidente más inconsecuente con su propio pasado. No va a ser fácil consolidar la paz en estas circunstancias. Y no será fácil navegar por una economía y un orden mundial en ebullición. Amarrémonos los cinturones, hagamos nuestra tarea y pidámosles a Dios y a la suerte que nos ayuden. P. S. 1. L os asesinatos de líderes sociales buscan descarrilar la paz. Hay que pararlos. P. S. 2. La reforma tributaria aprobada evitará una crisis fiscal y reduce desincentivos a la inversión. Pero se alejó mucho de la propuesta estructural de la Comisión Asesora.

Guillermo Perry

_____________________________________________________

* ‘De animales a dioses’, 2015

Herencias del 2016

Con Información de El Tiempo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.