Henry López Sisco: El Rambo nuestro (II) - EntornoInteligente

Primicia / La fama del súper policía Henry López Sisco no se quedó en episodios como el del rescate del vuelo 252 de Aeropostal o las masacres de Yumare, Cantaura y El Amparo, vendrían otros capítulos como El Caracazo, los sobres bomba contra la desaparecida Corte Suprema de Justicia y hasta acusaciones del gobierno de Maduro que lo relacionan con presuntos planes internacionales de magnicidio.

La leyenda negra de Henry López Sisco se alimentó no solo de sucesos como el rescate de los rehenes del vuelo 252 de Aeropostal, o las masacres de Cantaura, Yumare y El Amparo, sino por otros acontecimientos que acrecentaron su aura de todopoderoso dentro del aparato represivo del Estado, como el hecho de que saliera lisito de las torturas y asesinato de Jorge Rodríguez padre, quien murió en uno de los calabozos de la Disip y él jamás fue investigado, a pesar de que era jefe de la Brigada Antisubversiva de esa institución.

 

De López Sisco también se afirma en círculos de la izquierda que tuvo un rol protagónico en la represión de los manifestantes durante los días de El Caracazo en 1989, cuando miles de personas salieron a protestar en las calles y ocurrió una ola de saqueos que desembocó en violencia y muerte. Cálculos extraoficiales estiman en más de tres mil los muertos de esos días, aunque el gobierno de Carlos Andrés Pérez nunca admitió más de 300 decesos.

 

En la década de los 90 del siglo pasado también se le vinculó con el envío de los llamados “sobres bomba” a la Corte Suprema de Justicia, uno de los cuales estalló y mutiló a un trabajador de la institución.

 

Luego de pasada la violencia de El Caracazo López Sisco siguió sus ocupaciones habituales en los círculos de la seguridad del Estado, hasta la llegada del chavismo cuando salió y empezó a dedicarse a la asesoría de prominentes figuras de la oposición como el exgobernador del Zulia, Manuel Rosales. Durante el golpe de Estado del 2002 el súper policía fue uno de los participantes en el llamado asalto a la Embajada de Cuba, protagonizado por decenas de manifestantes.

 

En la página de la embajada de Cuba en Venezuela no escatiman en palabras para responsabilizarlo de lo ocurrido: “Este anticomunista furibundo, encabezó el asalto a la Embajada de la República de Cuba, junto al alcalde del municipio Baruta, Henrique Capriles Radonski, Salvador Romaní Jr. y Roberto Alonso. Todos han conspirado de una manera u otra en el caso. Pertenece a la misma red “anticastrista”, el terrorista Francisco Pimentel, cómplice de los atentados de La Habana de 1997 y Hermes Rojas, quien estuvo torturando con Posada en El Salvador”.

 

Huida a Costa Rica Cuando se activó la causa judicial por la masacre de Yumare, López Sisco huyó a Costa Rica, donde se radicó en 2006 y desde febrero de 2008 mantiene el estatus de refugiado.

 

Allá vive con su esposa e hijos y trabaja como asesor de seguridad de una empresa trasnacional, aunque cada cierto tiempo el gobierno venezolano lo señala de estar detrás de “planes de magnicidio y desestabilización”, como ocurrió en el 2013, cuando el por entontes vicepresidente de la República, Nicolás Maduro, denunció que el comisario de la Disip estaba preparando varios planes de sicariato, cuyos blancos eran él y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

 

Desde Costa Rica, López Sisco afirmó que le sorprendían las acusaciones de Maduro e indicó que pese a que no era su costumbre declarar a los medios de comunicación, sobre todo por su estatus de asilado, estaba obligado a responder: “Es una mentira más de buscar un fantasma donde no lo hay. Todo es una cortina de humo para distraer la atención del pueblo sobre las cosas anormales que pasan en el país”. Instó a Maduro y Cabello a “ocuparse” de la violencia en Venezuela que tantas vidas cobraba día a día: “El hampa está desbordada y la mayoría de los secuestros y sicariatos que ocurren son manejados desde las cárceles”.

 

Advirtió que los únicos capaces de atentar contra funcionarios del Gobierno serían ellos mismos: “¿Quién está interesado en atentar contra esos funcionarios, Maduro y Cabello? Son ellos mismos, por la lucha que tienen entre ellos. Les digo que se cuiden entre ellos mismos”.

 

Conspirador internacional Pero Maduro no fue el único en señalar a López Sisco, también lo hizo el hoy caído en desgracia, Miguel Rodríguez Torres, quien en septiembre de 2014, cuando era el flamante y represor ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz lo vinculó con los hechos violentos ocurridos en varias partes del país entre febrero y marzo de ese año.

 

En una rueda de prensa, Rodríguez Torres presentó varios videos que el llamó “nuevas pruebas” que demostraban la vinculación del ex comisario de la Disip, Henry López Sisco y del general Néstor González González, en “los actos terroristas perpetrados en el país entre febrero y marzo de este año”.

 

Rodríguez Torres, hoy preso del gobierno al que le montó gran parte de la estructura represiva, indicó que un “extremista de derecha” se reunía en Costa Rica con López Sisco y González González. “Según labores de inteligencia, se comprobó que este caballero, se movía hacia Costa Rica y se reunía allá con Henry López Sisco y Néstor González González, que son parte de esta organización y le dan líneas, ideas y asesoría a estos caballeros con grupos de expolicías, paramilitares para el entrenamiento”, señaló en la rueda de prensa que fue transmitida en vivo por Venezolana de Televisión. Rodríguez Torres también vinculó al expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez con el plan: “Reflexionen señores padres, que tienen a sus hijos en el liceo o en la universidad. Vean a este caballero, que no es ningún niñito, es un terrorista preparado desde Colombia por Uribe Vélez. No se dejen manipular por grupos como estos”.

 

En definitiva Rodríguez Torres era otro y concluyó su rueda de prensa asegurando que “estos voceros de ultraderecha, a pesar de sus múltiples intentos de desestabilizar al país han fracasado porque se han conseguido con un pueblo dispuesto a defender sus instituciones y una institucionalidad desplegada en defensa de los valores nacionales”. ¡Y mire usted donde está ahorita!

 

Plan de magnicidio en la cumbre En diciembre de ese 2014 el presidente de la República, Nicolás Maduro, denunció que López Sisco había contratado sicarios para asesinarlo en Ecuador, durante su visita por la Cumbre Extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), efectuada en Guayaquil.

 

En una entrevista con José Vicente Rangel, en Televen, Maduro aseguró que “andamos en todos lados y tenemos amigos en todos lados, en la reunión de Unasur nos llegó una información con nombre, apellido, cuentas bancarias, cuánto le pagaron, de un sicario que enviaron de Centroamérica, lo envió López Sisco, a una operación de sicariato contra mí en Ecuador, llamé al presidente Correa, se tomaron todas las medidas”.

 

Esa acusación no pasó a mayores y lo último que se supo de Henry López Sisco es que el pasado mes de febrero acaparaba las apuestas en Costa Rica para una competencia internacional en la modalidad de tiro de combate por tiempo. En comentarios que circulan por la red lo presentan como el centro del evento: “Una de las mayores atracciones de la competencia, es la presencia de Henry López Sisco, ex-comisario general de los cuerpos de inteligencia venezolanos, por algunos catalogado el policía mejor formado en el continente americano y quien muchos confían pudiera ganar la competencia”.

 

Algunas habilidades nunca se pierden.

Henry López Sisco: El Rambo nuestro (II)

Con Información de Primicia

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *