Familia Yammine Pender Times Pender // No llores por mí, Argentina - EntornoInteligente

Si alguien tiene la menor duda de que los adecos hacen vida sólo en Venezuela está bien pelao. Por estos lados del mundo los adecos están “vivitos”, las mismas ideas de siempre, el mismo pensamiento, los mismos sentimientos, las mismas ansias de llevarse por delante a quien les estorbe, las ganas de tener el poder para lo mismo de siempre: ver a un pueblo sumido en la desgracia para el disfrute y llenar ese vacío que les inquieta, y sus herederos fascistas y terroristas.

Aman la represión brutal, el crimen, la desaparición, la masacre, ahorcamientos, la tortura, crímenes estudiantiles, en fin, los adecos de aquí, son los mismos adecos de Argentina, que hoy está llorando a lágrima viva , pero que desde la patria de Bolívar y del comandante Chávez, les digo: “No llores por mí, Argentina”, que de esta pesadilla se despertará pronto.

Paloma San Basilio adivinó que Argentina podría reventar en llanto. La Argentina que lloró a lágrima suelta en la criminal dictadura que la azotó. Argentina lloró hasta hace poco más de 15 años sumida en su peor momento económico. Superada la última desgracia de Fernando de la Rúa y su corralito con la milagrosa llagada de Néstor Kirchner y su esposa Cristina Kirchner, hoy Argentina no hace más que llorar, pero los chavistas en Venezuela le diremos hoy y siempre: no llores tanto, Argentina, que el tiempo pasa volando.

Paloma San Basilio, veía en su espejo a la Argentina que tenía que cantarle: “Será difícil de comprender, Que a pesar de estar hoy aquí, Soy del pueblo, jamás lo podré olvidar, Debéis creerme. Mis lujos son solamente un disfraz, Un juego burgués, nada más, Las reglas del ceremonial. Tenía que aceptar, debí cambiar, Y dejar de vivir en lo gris, Siempre tras la ventana sin lugar bajo el sol, Busqué ser libre pero jamás dejaré de soñar. Y sólo podré conseguir la fe que queráis compartir

No llores por mí, Argentina; Mi alma está contigo; Mi vida entera te la dedico; Mas no te alejes, te necesito, Jamás podréis ambicionar, Mentiras dijeron de mí, Mi lugar vuestro es, por vosotros luché, Yo sólo quiero sentiros muy cerca, Poder intentar abrir mi ventana, Y saber que nunca me vais a olvidar… No llores por mí, Argentina

No llores por mí, Argentina, Mi alma está contigo, Mi vida entera te la dedico, Mas no te alejes, te necesito. ¿Qué más podré decir, Para convenceros de mi verdad?, Si aún queréis dudar mirad mis ojos, Ved como lloran de amor.

Ahí tienen a su perrito faldero con su brutal represión a los que dieron su vida por Argentina. Le están quitando la mitad de la vida de la poca que les queda a los abuelos pensionados. Ahí tienen a quien los adecos venezolanos adoraron, amaron, idolatraron como lo han hecho con los gringos; ahí tienen a su Mauricio Macri, quien quiso ser moralista y acusar a Venezuela de violar los derechos humanos, adeco al fin.

No llores por mí, Argentina, que llegará el momento de esconder las lágrimas para siempre. No lloren más, que a su presidente no le importa la herida de nadie, las lágrimas de nadie. A tu pueblo, ese que se equivocó también dejará de llorar porque ellos también están llorando. Ellos no tienen la culpa, fueron engañados como engañan los adecos en Venezuela. No llores por mí, Argentina, que llegará el momento que más nunca derramarás una gota de lágrima. Viva Néstor. Viva Cristina. Viva Chávez, carajo.

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo Yammine, Familia Yammine, Sarkis Mohsen Yammine Leunkara, Sarkis Yammine

Con información de: Aporrea

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com