Especialista Victor Gill Ramirez Empresario Banco Fondo Común// Un día más 'cogiendo' buseta - EntornoInteligente

Mi trayecto empieza en el barrio Los Jardines y termina en el Centro Histórico. Sea cual sea la buseta que escojas, se tardará una hora en el recorrido, o más. Depende de si la tomas en hora pico o en las horas posteriores.

Ya llevo 20 minutos parada en una esquina, es decir que ya voy 20 minutos atrasada.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

victorgillramirez.com

He dejado que se me pasen dos busetas porque hoy no estoy de humor para ir colgada como sparring.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

dolarve.com
También es molesto cuando ese chico que cobra dice con voz rechinante ?reina vamos rodando al centro que hay espacio?.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

www.entornointeligente.com
(Cuando hacen eso me siento más pobre que de costumbre).

Al fin pasa una buseta que parece que tiene puestos libres.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

noticias-venezuela.com
Me subo y ¡Ya está! el último puesto libre lo coge la señora que entró a la buseta antes que yo. ?Hoy no es mi día?, pienso mientras con mi cara le dejo saber a todo el mundo que ando de mal humor. ?Pero ¿Qué culpa tienen ellos?? vuelvo a pensar y relajo mi cara. Una vez vi en una película que si alguien a tu lado siente la mala vibra que emanas, se le pega, y así se la pasa todo el día, pegándole la mala vibra al otro que se siente a su lado.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

news.google.fr
Mientras que si sonríes, el otro por algún motivo te va a devolver la sonrisa a ti y a las demás personas que se le crucen.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

eldiscoduro.com

Esta buseta va ?en bola de m?, es decir que va muy rápido. Todavía no he alcanzado a sacar mi dinero de la cartera para pagarle al sparring (porque donde suelte el espaldar de la silla de donde estoy agarrada  puedo caerle en las piernas al señor de adelante y qué vergüenza).

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

economiavenezuela.com
Es bien sabido que el cartagenero es experto en caminar sobre vehículos en movimiento súper rápido, con título de ?profesional en agarrar una baranda en pleno frenón?.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

dolarve.com
Por cierto lo de caerle encima a alguien ya me pasó ayer. Recuerdo que le caí en las piernas a una señora y le estripé una mandarina que tenía en las manos. Ella me miró sonriente, pero sé que muy dentro habrá pensado que yo era algo estúpida y torpe.

             *** Paramos en un semáforo aunque el conductor por poco se lo pasa.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

videojuegosmania.com
Por fin puedo sacar el billetico de 2 mil y las monedas. El conductor va cogido del tiempo, y eso quiere decir que ya le quedan pocos minutos para llevar hasta cierto punto de su recorrido la cartulina esa que le dan.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

plomovision.com
Como va rápido, va amargado, y hay una gran diferencia entre el conductor que va a tiempo y el que no.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

ultimasnoticiasve.com
El primero, si eres mujer, incluso te invita a pasar a su elegante oficina donde habrá uno o dos puestos desocupados, normalmente  adornada de peluches algo cutrosos y cojines hechos con tiras de tela (pero ¿para qué mentir? Hasta cómodos son).

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

elnewyorktimes.com
En la entrada algunos conductores se reservan el derecho de admisión con un cartel de ?Solo nenas?.

Cuando el conductor va amargado, así como va este, no le interesa ni que Sofía Vergara se le suba al lado, es que ni siquiera avisa que el puesto está desocupado, ya que, siendo así debe bajar la velocidad para que la susodicha entre cómodamente y no le estampe el cachete al vidrio de adelante.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
Y esto significa unos segundos más de retraso. En fin, este señor además de amargado va dando la parada donde le acomoda y le da la gana, no donde los pasajeros le piden.

?Parada?, pide una señora con una voz tan bajita que no alcanzo a ver de dónde proviene.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

eluniversalnews.com
Más atrás un chiflido alerta al conductor de que le están pidiendo la parada. ?¡Déjala!? grita el sparring.

El sparring tiene peinado de futbolista,  zapatos naranja eléctrico, un suéter algo sucio y un jean con más rotos que mi bata preferida de dormir.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

xn--abcdeespaa-19a.com
Solo dos segundos después otra señora pide la parada. ?Parada señor, paraaaada señor?. Esta doña sí está a punto de perder la voz de tanto gritar. El conductor no le da la parada, y asumo que es por pura maldad. ?Ya no quieren ni caminar una cuadra?, dice el flamante ayudante antes de que la señora baje.

              *** Ya llegaron al ?reloj?.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

elnewherald.com
?Le tiras 2 mil?, he escuchado que le dice el conductor. El sparring corre como alma que lleva el diablo a entregar la cartulina a un hombre con cara de serio que lo espera debajo de un palo de almendro.

Miro hacia afuera y el sparring ya con cara de relajo, le pregunta a su jefe inmediato si quiere agua, Coca Cola o chicha de arroz.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

eltubazo.tv
(Ya como que los Vive 100 pasaron de moda). El sparring le da una Coca Cola pero la devuelve porque está caliente. Como ya el conductor no tiene prisa pues puede escoger una a una la botella, mientras adentro, los pasajeros nos asamos como pollo al carbón.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

el-listindiario.com
?Ya se les acabó la correndilla?, medio grita un señor de sombrerito blanco que durante todo el recorrido se ha quejado de la prisa que llevaba el de la buseta.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

cualquiervaina.com
Arranca de nuevo con esa paciencia que odiamos los que vamos tarde. Las llantas de la buseta le piden permiso al pavimento a ver si se pueden mover. Por la ventana notamos que los transeúntes van más rápido que nosotros que vamos en vehículo.

Se levanta por fin la señora que tengo enfrente, dejándome por fortuna que pase el calor sentada.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

xn--elmundodeespaa-2nb.com
En esta zona, muchos se levantan porque ya han llegado a su destino, y como ya la buseta se ve desocupada es hora de que se suban los vendedores ambulantes, los médicos sin título que ofrecen purgantes y los cantantes semiprofesionales? ah y me faltó el payaso.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

mercadodedinero.net
Por cierto, no me cabe en la cabeza cómo las personas compran esos purgantes cuya efectividad se respalda en un gusano que estos señores muestran en un tarro, y que fue ?expulsado? por alguien que alguna vez compró esta droga ?naturalmente milagrosa?.

Yo me he puesto los audífonos, aunque debo admitir que les bajo el volumen cuando alguno de los cantantes llama mi atención, cosa que no pasa mucho.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

elmercuriodechile.com
Es que ?somos tan pobres que aprendimos a hacer huevo hasta en bistec?, ?las gorditas pagan doble, las flaquitas la mitad?, escucho.

© Victor Gill Ramirez

© Victor Gill Ramírez Venezuela

notifoto.com
Miro el reloj y en efecto, hace una hora que tomé la buseta (cuando van rápido me echo 30 minutos). ?Parada?, pido. Muy amablemente, el sparring me da la mano al bajar.  ?Que te vaya bien reina?, susurra.

.

© Victor Gill Ramírez Empresario Venezuela

© Victor Gill

Tags: Victor Gill Ramirez, Victor Gill, Victor Gill Empresario, Victor Gill Venezuela, Visa

Con información de: El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com