ESPAÑA: Pendientes de Escocia para reactivar las adquisiciones - EntornoInteligente

Expansión / Lejos de asistir a un aluvión de movimientos corporativos, las cifras oficiales en Reino Unido hablan de una sequía dramática. «El número de fusiones y adquisiciones con participación de empresas británicas en el segundo trimestre de 2014 se mantuvo en mínimos históricos», según la Oficina Nacional de Estadísticas.

El valor de las 19 compras de firmas con sede en Reino Unido por parte de grupos extranjeros en ese periodo ascendió a 1.500 millones de libras (1.875 millones de euros), un 73% menos que en el primer trimestre. La principal fue la absorción de la gestora de fondos F&C por Bank of Montreal.

Estos números reflejan operaciones ya cerradas, que suelen haberse anunciado unos meses antes. Pero los números del segundo semestre de 2014 van a seguir en mínimos, ya que apenas se han pactado grandes adquisiciones, salvo la opa de AbbVie sobre la farmacéutica Shire por 31.000 millones de libras.

Lejos del ‘boom’

Dos motivos explicarían la lenta recuperación del mercado británico de fusiones, que sigue muy lejos de los números de 2007 y 2008, antes de la crisis financiera.

El primero es el fracaso sufrido por el grupo estadounidense Pfizer en su intento por comprar AstraZeneca, a través de una opa de 70.000 millones de libras. El fabricante del Viagra decidió retirar su propuesta ante el rechazo del consejo de AstraZeneca a su oferta, pese a que fue mejorada en tres ocasiones. Además de la oposición de la firma opada, en el abandono influyó también la fuerte polémica creada en Reino Unido ante la posible pérdida de una empresa estratégica, con el Gobierno británico dispuesto a poner trabas a la operación.

Más allá de su impacto en el valor de las opas del año, el fracaso de Pfizer puede haber desalentado otras grandes operaciones por el difícil entorno regulatorio, especialmente en el caso de empresas estadounidenses que buscan objetivos europeos para trasladar su sede fiscal. Pese a los rumores sobre Vodafone, por ejemplo, no se ha llegado a concretar el interés de AT&T por comprar la firma de telefonía.

Pero los banqueros indican otra razón para la ausencia de operaciones: las dudas sobre el resultado que celebrará Escocia esta semana y sobre la futura permanencia de Reino Unido en la Unión Europea. Las dudas sobre la futura estructura política del país no sólo afecta a los grandes grupos, sino también a medianas empresas que no se atreven a lanzar adquisiciones por esa incertidumbre.

Mike Rake, presidente de BT y de la patronal británica, dijo el viernes que la secesión de Escocia podría «frenar inversiones en todo Reino Unido durante los próximos diez años».

En los últimos meses, la principal compra vinculada con Escocia ha sido la absorción de Avincis por parte de Babcock International. Entre los activos de Avincis, además de la empresa española Inaer, figura la firma escocesa de helicópteros Bond Aviation.

Algunas empresas españolas podrían tomar decisiones de inversión en suelo británico dependiendo de la consulta escocesa del 18 de septiembre. Ferrovial negocia adquirir tres aeropuertos, dos de ellos en Escocia (Glasgow y Aberdeen). El rechazo a la secesión por parte de los escoceses podría allanar el acuerdo, valorado en 800 millones de libras.

Repsol, por su parte, tiene la opción de elevar al 50% su posición en el proyecto eólico escocés Beatrice, comprando un 25% que quiere vender SSE. La inversión en el parque, por unos 2.000 millones de libras, podría estar en peligro sin un marco estable tras el referéndum.

Talisman Energy, compañía por la que Repsol se ha interesado, tiene pozos en el Mar del Norte, cuyos costes de operación dependerán de las normas que establezca el Gobierno británico (o el escocés si forma su propio estado).

Noticias Relacionadas Ver más artículos

Con Información de Expansión

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *