Entre el duelo, el orgullo nacional y la reflexión - EntornoInteligente

El Universal /

[email protected]  

Aun cuando se sabía del delicado estado de salud en el que se encontraba el escritor Gabriel García Márquez, su muerte, ocurrida el 17 de abril, conmocionó al mundo entero. El Premio Nobel de Literatura 1982, murió a los 87 años de edad en su casa del Pedregal de San Ángel, en la ciudad de México, en el país al que llegó en 1964.

El lunes 14 de abril, EL UNIVERSAL dio a conocer que la salud del escritor era muy delicada. “Retirado de la actividad pública, Gabo enfrenta un pronóstico médico que no le es favorable. A principios de la década pasada libró una batalla contra el cáncer linfático. Doce años después, el cáncer ha invadido otras partes de su cuerpo. Pulmón, ganglios e hígado están siendo afectados. Ante el diagnóstico, por acuerdo familiar y médico, el autor de Cien años de soledad, radicado en México desde hace más de 50 años, está fuera de un tratamiento oncológico”, señalaba la nota principal de este diario.

Tres días después, el jueves 17 de abril, a las 14:35 horas, por medio de la red social de Twitter se anunciaba la muerte de “Gabo”. Esa misma noche, en un comunicado, la familia del autor de Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera y El otoño del patriarca informaba que el cuerpo de Gabriel García Márquez sería cremado esa misma noche y que no se realizaría ningún otro acto funerario hasta el homenaje del lunes 21 de abril en el Palacio de Bellas Artes.

Ese mismo día, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, declaraba que el escritor fue “el colombiano que, en toda la historia de nuestro país, más lejos y más alto ha llevado el nombre de la patria” y decretó tres días de duelo nacional por su muerte, y también que todas las banderas de Colombia, estuvieran a media asta.

La despedida al escritor nacido en Aracataca, Colombia, el 6 de marzo de 1927, fue multitudinaria, acudieron los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Colombia, Juan Manuel Santos, quienes acompañaron a su viuda, Mercedes Barcha, y a sus hijos, Rodrigo y Gonzalo; pero también estuvieron sus lectores que durante largas horas hicieron fila para darle el último adiós.

Esa noche, el homenaje a sus cenizas en medio de rosas amarillas, cerró con una explosión de mariposas afuera de Bellas Artes. Los titulares de diarios, revistas y medios electrónicos de todo el mundo, dieron cuenta de la muerte del principal exponente del llamado realismo mágico.

Con Información de El Universal

Entornointeligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.