El Tribunal de Cuentas eleva a 60.718 millones el "coste" provisional del rescate a la banca - EntornoInteligente

Expansión / Los recursos totales comprometidos en la reestructuración ascienden a 122.122 millones. El Frob ha aportado 76.820 millones, otros 9.800 millones el Banco de España y 35.500 millones el Fondo de Garantía.

El Tribunal de Cuentas vuelve a hacer balance del coste de la reestructuración bancaria en España. El organismo ha elevado hasta 122.122 millones de euros los recursos comprometidos entre 2009 y 2015, la mayoría de carácter público y en menor medida aportados por el sector a través del Fondo de Garantía (35.500 millones). El volumen de ayudas supone un alza de 14.000 millones respecto a los 108.000 millones estimados en 2014, cuando el organismo hizo balance por primera vez, para el periodo comprendido entre 2009 y 2012. Ahora, además, el Tribunal da un paso más al acotar también el “coste” del proceso a 60.718 millones de euros.

“El concepto de recursos comprometidos delimita el importe monetario del conjunto de actuaciones, esto es, el importe por el que se materializaron las distintas medidas de reestructuración adoptadas (…) Pero no todos los componentes de este conjunto de recursos representa, en términos económicos, un coste”, razona el Tribunal en el informe emitido. “Debe descontarse el importe obtenido por el sector público en los casos en los que se ha procedido a la venta de la totalidad o parte de la participación en el capital de las entidades. Tampoco puede considerarse coste el importe por el que el Frob mantiene en balance sus restantes participaciones en entidades y otros activos financieros”, concluye. El Tribunal excluye además las líneas de liquidez no dispuestas o ya canceladas, y contabiliza los ingresos que ha recibido el Estado vía comisiones o intereses. Además, al valorar el coste de los Esquemas de Protección de Activos (EPA) o garantías concedidas frente a contingencias, sólo considera los quebrantos ya materializados.

Fondos comprometidos y coste Del total de fondos por 122.122 millones, el grueso, casi 60.300 millones, corresponde a aportaciones al capital de los bancos rescatados: 52.241 millones financiados por el Fondo de Reestructuración (Frob) y 8.005 millones por el Fondo de Garantía. La cifra está en línea con la última estimación realizada por el Banco de España, que en septiembre situó en 61.500 millones las inyecciones de capital durante la crisis.

Por entidades, CAM, adquirida por Sabadell, ha requerido el mayor desembolso (26.302 millones), seguida de BFA-Bankia (22.426 millones); Banco de Valencia (19.019 millones), que fue absorbido por CaixaBank; Catalunya Banc (15.510 millones), hoy en BBVA; y NCG (12.279 millones), adjudicada a Abanca.

Para calcular el coste y llegar a los 60.700 millones, el Tribunal de Cuentas resta de los 122.000 millones, tres partidas: 1) Ayudas no dispuestas o canceladas (41.275 millones); 2) Ingresos obtenidos por el Estado con la venta de entidades u otros conceptos (5.962 millones); y 3) el valor al que están contabilizadas en el balance del Frob sus participaciones en los bancos en los que aún no ha desinvertido (Bankia y BMN), así como los bonos convertibles que suscribió de Caja 3 (integrada en Unicaja) y España Duero (del Grupo Unicaja). Todas estas partidas suman 14.165 millones.

Ésta es, de hecho, la principal clave para determinar el coste final del proceso. El importe que el Estado pueda obtener con las desinversiones pendientes, en particular BFA-Bankia. En este sentido, el Frob está analizando actualmente la estrategia más adecuada para este fin y si ésta pasa por una fusión de Bankia y BMN. De momento, el Tribunal de Cuentas cifra el coste del rescate de Bankia en 12.690 millones, es decir, el importe de las provisiones que ha constituido el Fondo en los últimos años para recoger el deterioro de su participación. Este saneamiento ha reducido el valor contable de su paquete accionarial del 65% a 9.734 millones. Siguiendo el mismo criterio, el coste de la operación de BMN se eleva a 192 millones, según el Tribunal de Cuentas.

“La estimación del coste del proceso de reestructuración no puede considerarse definitiva en tanto no estén finalizadas todas las consecuencias de los procesos de reestructuración (…) Debe tenerse en cuenta que ciertas operaciones pueden provocar un incremento o una disminución del importe. No obstante y con las prevenciones señaladas, el cierre del ejercicio 2015 se sitúa en una fase bastante avanzada del proceso de reestructuración como para considerar oportuna y significativa la estimación del coste que se ha realizado en la presente fiscalización”, concluye el Tribunal de Cuentas, que también llama la atención sobre el riesgo inherente de los avales concedidos por el Estado a Sareb. Suman 43.500 millones a cierre de 2015.

Procedimiento El Tribunal, por otra parte, advierte sobre algunas deficiencias de procedimiento del Frob. “En líneas generales, se ha cumplido adecuadamente la normativa reguladora en las actuaciones emprendidas en los procesos de reestructuración en el periodo 2009-2015. No obstante, se han observado algunas insuficiencias”, señala el Tribunal de Cuentas. Entre ellas, “excepto en los casos de NCG y CX, el Frob no aprobó un procedimiento que estableciera las reglas básicas aplicables a cada una de las ventas de entidades”, indica el informe. Recoge que “se consideran cumplidas” las recomendaciones sobre mejoras técnicas formuladas por el Tribunal en 2014.

El Tribunal de Cuentas eleva a 60.718 millones el “coste” provisional del rescate a la banca

Con Información de Expansión

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *