El sábado fue el día más lluvioso en lo que va de año - EntornoInteligente

El Universal / Los registros pluviométricos que se llevan en la UCV indican que el sábado fue el día más lluvioso en lo que va de año, pues se registraron 41,2 milímetros de precipitación solo entre las cuatro de la tarde y las ocho de la noche.

En lo que va de agosto ya ha llovido por encima del promedio histórico para este mes según los datos del Departamento de Ingeniería Hidrometeorológica. En los primeros dieciséis días de este mes ya se llevan contados 114,7 milímetros de precipitación, justo por encima del promedio, que es de 114,6 milímetros.

Es la primera vez en los últimos ocho meses que se registran lluvias por encima del promedio mensual, pues la última vez que esto había ocurrido había sido en diciembre de 2013. La cantidad acumulada de lluvia para lo que va de año, sin embargo, sigue siendo baja: el acumulado en todo el año es de 295,2 mm, mientras que el promedio para este período es de alrededor de 465 mm.

Desde el Inameh (Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología) explican que las últimas lluvias han sido causadas por el paso de una onda tropical por el territorio nacional, la cual se combinó con la actividad de la zona de convergencia intertropical, que es un cinturón de bajas presiones que rodea a la tierra por el Ecuador y que en países tropicales es la que determina la presencia de un período relativamente seco y otro lluvioso.

Lagunas y árboles caídos

La fuerte lluvia del sábado provocó la formación de lagunas por toda la ciudad así como la caída de dos gigantescos árboles: en la UD4 de Caricuao uno de estos gigantes aplastó cinco vehículos, mientras que en San Bernardino la avenida Eraso estuvo cerrada todo el día por la caída el sábado a las nueve de la noche de un enorme jabillo que destrozó las rejas de las residencias Astol y afectó en menor medida el Centro Profesional San Bernardino.

“Desde hace dos años venimos advirtiendo sobre este peligro, porque la acera estaba levantada hasta más de un metro del piso por sus raíces”, dijo Fernando Peña, quien vive en la zona desde hace 34 años.

En cuanto a las lagunas, las más importantes se formaron en la autopista Francisco Fajardo a la altura de Macaracuay y Santa Cecilia así como en la Cota Mil en Sebucán. Las lluvias también provocaron bajas en la intensidad eléctrica en muchas zonas de Caracas.

En La Línea, Petare, la crecida del Guaire volvió a inundar la vía principal, aunque técnicamente no hubo un desbordamiento del río. Sin embargo, toda la vía estaba llena de barro maloliente en la mañana, por lo que la alcaldía de Sucre envió dos cisternas e hidrojets para ayudar en la limpieza.

El garaje de la casa de Maricarmen Balza volvió a inundarse, como sucede cada vez que llueve, al igual que algunos negocios del sector: “El problema de fondo nadie lo atiende”, dice Balza refiriéndose al dragado del río en este sector, así como la ampliación del cauce del río, que es una de las tareas pendientes que tiene la ciudad desde hace unos cuarenta años.

Allí el río forma una especie de embudo y las inundaciones han sido la cotidianidad para los vecinos desde hace más de treinta años por la acumulación de tierra y desechos y la falta de operativos constantes de limpieza.

Con Información de El Universal

Entornointeligente.com