El otro rugby, el mercenario - EntornoInteligente

La Nacion / Más allá de hechos puntuales que lo llevan a las primeras planas – con tonos amarillos en la mayoría de los casos- poco se ha mostrado del lado oscuro del rugby profesional, especialmente el de segunda o tercera categoría, que es el que no sale en la televisión. Quizá el que fue más a fondo resultó el neozelandés John Daniell, quien en 2007 publicó un interesante libro cuyo título es contundente: “Confesiones de un mercenario del rugby”. Daniell, seleccionado para su país en M19, describió con crudeza su paso por el rugby francés a través de los clubes Racing, Perpignan y Montpellier, abordando la cultura del ganar a cualquier precio, de la manipulación de los jugadores a través de los representantes, de las batallas campales dentro y fuera de la cancha y, también, de la peligrosa utilización de estimulantes para rendir mejor.

El libro de Daniell, que tuvo una segunda y más promocionada edición en 2009, provocó un revuelo justo en el momento en el que el rugby intentaba mostrarle al mundo, luego de la Copa en 2007, una imagen de pureza absoluta. “Hacemos esto por dinero y por el amor al juego, pero principalmente por el dinero”, escribe Daniell.

“Mercenario” es precisamente el título de un nuevo abordaje al rugby desde su costado más desconocido y, vale aclararlo, también el más inusual. Esta vez desde el cine, a través de una película original de Netflix, que tiene una hora y 36 minutos de duración y que cuenta con la dirección del francés Sacha Wolff, premiado por varios documentales previos. “Mercenario” es la historia de un jugador de las islas del Pacífico Sur que, por necesidad y escapando de un padre violento, llega a la tercera categoría del rugby francés, donde se mezcla el amateurismo con la paga a jugadores extranjeros.

Uno de los protagonistas de la película es Omar Hasan, Puma de Bronce, quien es compañero de la primera línea -aunque en este caso de pilar izquierdo- de Soane, el actor principal, encarnado por Toki Pilioko, quien también es jugador de rugby. El hooker en ese equipo es el georgiano Besso Udesiani, octavo de su seleccionado en el test con los Pumas por la Copa del Mundo de 2007. Hasan es Angelo, un pilar argentino que trata de ganarse la vida jugando al rugby, al igual que sus otros dos compañeros.

“Mercenario” tiene, 9 años después, varios puntos en común con la realidad que mostró el libro de Daniell: los estimulantes prohibidos que destruyen la salud de los jugadores; las peleas por sobrevivir; los entrenadores que lucran con los pases y que sólo tienen el discurso del ganar y representantes que también buscan salvarse económicamente gracias a los jugadores.

“Hay mucho de cierto de lo que muestra la película en las categorías más bajas del rugby francés, no así en el Top 14 o en el Pro 2. Es cruda, pero tiene bastante de real”, le cuenta Hasan a La Nación desde su casa de Toulouse. El ex pilar tucumano, que empezó a entrenar el scrum de las juveniles de Agen, también muestra en el film sus dotes de tenor.

El bajo fondo del rugby no dista de ser el de muchos otros deportes profesionales. La diferencia es que se lo esconde. Pero vale darle una mirada para ver y entender la foto completa.

LA NACION Deportes El otro rugby, el mercenario

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.