El invierno que se anuncia - EntornoInteligente

Hace unos meses escribimos un editorial anunciando la llegada del verano y ese mismo día cayó un aguacero enorme en la ciudad, así que no presumimos de meteorólogos, pero sí sabemos que ya es la época en que debería comenzar la parte inicial de la temporada de lluvias, a la que los campesinos le llaman ?la primera?, y también la primavera, con la que ellos inician las siembras de sus productos de pancoger, siempre atentos a una precipitación frecuente pero liviana. O, al menos, así era antes de los estragos del cambio climático. Luego del Veranillo de San Juan, vendrá la ?segunda?, con sus grandes aguaceros, aquellos que inundan pueblos ribereños y muchos barrios de la Cartagena urbana.

Pero no recordamos la llegada de las lluvias para hablar de asuntos bucólicos, sino para que la próxima administración de la ciudad recuerde que uno de los grandes problemas de la movilidad urbana son los pequeños y grandes baches en las calles, y que apenas comiencen a llenarse con el agua de las lluvias, se agrandarán, aumentarán los trancones, y costarán mucho más para arreglar.

Algunos de estos baches son tan antiguos que pronto aspirarán a ser declarados patrimonio de la humanidad, como los que están en la subida del puente de Las Palmas, aledaños a Villa Venecia; o aquellos entre la bomba Terpel y la estación de la Policía del Espinal (antiguo Parque de la comida caribeña); o los que están entre la calle de la Media Luna y la esquina de la misma bomba antes mencionada; otros huecos que maltratan a los carros son los que están antes de llegar a la estación de bomberos de Santa Lucía; los del Nuevo Bosque, frente a Ceballos; los de la calle El Mamón, en el Bosque, y en fin, tantos más en toda la ciudad, que han pasado incólumes por diversas administraciones de la ciudad.

Suponemos que el alcalde (e) Londoño no tenga tiempo de ocuparse de estos  baches con los afanes de sus últimos días, ni presupuesto para hacerlo, así que los candidatos a la elección atípica a la alcaldía de Cartagena, todos los cuales han hablado de mejorar la movilidad, podrían ir planeando, de ganar la elección, cómo aterrizar corriendo al tener este ?detalle? cubierto, comenzando por inventariar los baches y saber cuánto costaría arreglarlos.

Otro mal comportamiento que afecta la movilidad es el parqueo generalizado e impune en cualquier calle de la ciudad, por lo que el ganador también tendría que estimular la construcción de edificios para parquear en muchos puntos de la ciudad.

También es el momento para asegurarse de que los desagües pluviales estén limpios, y sobre todo, intentar que no los sigan ensuciando, con un mayor ejercicio de autoridad.

Entornointeligente.com