El fin de un tabú: el libro de Hitler, blanco de una oleada de revisiones - EntornoInteligente

El fin de un tabú: el libro de Hitler, blanco de una oleada de revisiones / La Nacion / BERLÍN.- Escupe odio, postula tesis delirantes y anuncia uno de los peores infiernos conocidos por la humanidad. ¿Existen aún motivos para leer Mi lucha, el panfleto antisemita de Adolf Hitler? Alemania piensa que sí.

La llamada “biblia del nazismo”, que acaba de ser reeditada por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial en Alemania, encierra claves para entender mejor no sólo el pasado nazi, sino también las tensiones xenófobas en la Europa de hoy.

La reaparición de Mein Kampf en Alemania marca el final de un tabú. “Sí, era un tabú. Yo lo llamo el “agujero negro” en la investigación del nazismo”, explica a LA NACION Felix Sven Kellerhoff, historiador y autor de Mi lucha. La historia del siglo que marcó el siglo XX, que Paidós publicará en la Argentina en marzo, uno de los varios libros que revisan o se inspiran actualmente en el contenido del escrito de Hitler. “Todo gira en torno al libro, pero nadie sabe qué es. Y eso es un error, porque cualquier forma de tabú es negativa en materia de historia. Siempre es mejor explicar.”

Más notas para entender este tema Patricio Lenard: “Quise desarticular una sacralidad monstruosa” El libro de Hitler no estaba prohibido, pero el estado federado de Baviera, propietario de los derechos de la obra, impidió su publicación durante 70 años. El vencimiento de esos derechos a fines de 2015 abrió el camino a una voluminosa edición crítica. Kellerhoff apoya sin reservas la nueva edición comentada de Mein Kampf y sólo lamenta que se publique “con retraso”: “Vengo reclamándola desde hace 19 años”.

Su deseo se cumplió la semana pasada, cuando el Instituto de Historia Contemporánea de Munich presentó Hitler, Mi lucha. Una edición crítica, en medio de una enorme repercusión dentro y fuera de Alemania.

Las 2000 páginas en dos volúmenes grises presentan el texto original de Hitler flanqueado por 3500 comentarios académicos que refutan sus mentiras y aclaran sus medias verdades. “Es, en términos generales, el desmantelamiento de este libro”, definió durante la presentación el jefe del equipo de investigadores a cargo de la obra, Christian Hartmann.

Los comentarios demuestran “que la ideología nazi no cayó del cielo”, destaca a LA NACION Arnd Bauerkämper, investigador del Nacionalsocialismo y profesor de Historia de la Universidad Libre de Berlín. “Las ideas racistas, los prototipos antisemitas o el concepto de que una nación debe imponerse a las otras mediante la guerra -el llamado darwinismo social- circulaban ya en 1914. Hitler las unió de un modo nuevo y las radicalizó.”

El argumento más repetido a favor de la reedición, sin embargo, es que el texto se encontraba ya fácilmente en Internet sin comentarios. La edición crítica fija ahora una versión definitiva que espera frenar su uso propagandístico y descontrolado. Y no menos importante: disuelve el halo místico que fue formándose en torno al libro debido en parte a su largo veto.

Ese mismo halo se percibe también en las críticas de quienes se oponen a la reedición calificando el libro como “tóxico”, “el mal absoluto” o “caja de Pandora”. “Es imposible prever el efecto de este texto”, advirtió la superviviente del Holocausto Charlotte Knobloch. “Alguno podría tomarse en serio las palabras de Hitler.”

El producto de una derrota Hartmann define Mein Kampf como “el producto de una derrota”. Hitler comenzó a escribirlo en 1924 en una celda de la prisión de Landsberg, donde había sido encarcelado por un fallido intento de golpe de Estado contra la República de Weimar. En 1926 redactó un segundo tomo ya fuera de prisión.

El libro le sirvió para reponerse del fracaso mediante una autobiografía en parte fabulada. También para diseñar el programa que luego pondría en marcha el nazismo, lo que convierte a Mein Kampf en una rareza: es difícil encontrar otro dictador que haya anunciado con tanto detalle y en un escrito tan masivo lo que haría al llegar al poder.

Mi lucha funda los dos pilares de la ideología nazi: el odio racial y la necesidad de ampliar el “espacio vital” alemán. Es decir, el Holocausto y la guerra.

Con un estilo anárquico y redundante más propio de la repetición ritual que de la exposición argumentativa, como apuntan los franceses Philippe Lacoue-Labarthe y Jean-Luc Nancy en su libro El mito nazi, Hitler discurre sobre el exterminio de opositores, la esterilización de los minusválidos o la urgencia de mantener pura la sangre aria.

Su obsesión principal, el odio a los judíos, recorre todo la obra y lo arrastra a delirios de terror casi sexual, como el pasaje que describe a “un joven judío de pelo negro” que acecha “con un reflejo de goce satánico en el rostro” a una joven inocente “para vejarla con su sangre”.

Pasajes como ése se leyeron en los hogares de toda Alemania. Cuando Hitler se suicidió en el Berlín cercado por las tropas soviéticas en 1945, su obra había vendido 12 millones de ejemplares. El tópico de que el libro fue tan distribuido como poco leído constituye para Kellerhoff un mito que intenta exculpar a la población por las atrocidades nazis.

“Por supuesto que lo leyeron y lo entendieron”, explica el historiador. Según sus datos, uno de cada cinco alemanes adultos se adentró en la obra. “Cada discurso de Hitler repetía lo mismo”, añade. “El Holocausto no funcionó porque Hitler diera una orden: funcionó desde abajo. Eso hace que todo sea más grave.”

También más actual: la ola de refugiados en Europa viene reactivando prejuicios xenófobos y calentando el discurso de nuevas formaciones de ultraderecha.

“Nuestras democracias no son a prueba de tormenta: son democracias para el buen tiempo”, alerta Kellerhoff. “El pasado no se repite, pero podemos aprender de él a ser más sensibles. La sociedad integradora que construimos en Europa durante décadas está hoy bajo una presión inmensa”.

Es uno de los motivos por los que el profesor Bauerkämper apoya que los alumnos mayores de 16 años lean la edición comentada de Mein Kampf en las escuelas: algunos de sus estereotipos racistas “se mantienen en el presente en el debate sobre la inmigración, por supuesto que salvando las distancias”, sostiene. “El comentario crítico de la nueva edición puede entenderse así: como una advertencia.”

Luchas acerca de una misma lucha Hitler bajo el fuego cruzado de ficción y el documento

Mi lucha. La historia del siglo que marcó el siglo XX

Felix Sven Kellerhoff

En este estudio, que saldrá en la Argentina en marzo, el estudioso alemán hace un pormenorizado relato de las circunstancias que dieron origen a Mi lucha

Su lucha (diario de landsberg)

Patricio Lenard

La primera novela del argentino Patricio Lenard (San Andrés de Giles, 1979) también aborda el nacimiento de Mi lucha, pero desde la óptica de Rudolf Hess

LA NACION Cultura Libros

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Visite tambien www.mundinews.com | www.eldiscoduro.com | www.tipsfemeninos.com | www.economia-venezuela.com | www.politica-venezuela.com | www.enlasgradas.com | www.cualquiervaina.com | www.espiasdecocina.com | www.videojuegosmania.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Tags: Piloto Alberto Ignacio Ardila Olivares, Alberto Ardila, Alberto Ignacio Ardila, Alberto Ignacio Ardila Olivares FAA, Piloto Alberto Ignacio Ardila