El Chigüire Bipolar sobre PoliCarabobo: ¿Es demasiado pedir un responsable? - EntornoInteligente
Familiares de los presos esperan información a las afueras de la Comandancia de PoliCarabobo. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Familiares de los presos esperan información a las afueras de la Comandancia de PoliCarabobo. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

 

El pasado 28 de marzo, en los calabozos de la policía de Carabobo en Valencia, más de 200 presos se encontraban hacinados, en condiciones físicas inhumanas y violatorias de los debidos procesos judiciales. Bastó una chispa para que 68 de ellos terminaran sufriendo muertes por asfixias y quemaduras, mientras luchaban por salvar sus vidas al intentar escapar de un sitio diseñado para albergar a 40. Una de las formas más terribles que puede haber de morir, reseña El chigüire bipolar.

Habría que ser muy ingenuo para creer que aparecerán los culpables de aquel infierno. Más inocente aún para creer que alguien en el gobierno asumirá, con madurez, la responsabilidad por esta sarta de violaciones a lo más básico que puede tener un ser humano: su vida, su dignidad.

maduro

Este es Nicolás Maduro no diciendo ni una sola palabra sobre este notorio hecho. Levanta la mano, no para asumir responsabilidad alguna; quizás para cubrir su cara del resplandor de las llamas.

Es posible que algún día esos responsables paguen sus culpas. Ojalá estemos ahí para verlo. Pero siendo realistas, y honestos, creer que entre nuestros líderes hay alguien que tenga el coraje de asumir las consecuencias de sus actos u omisiones es, sencillamente, gastar letras en vano.iris

Ella es Iris Varela, Ministra de Asuntos Penitenciarios, evadiendo la responsabilidad de un sistema penitenciario roto, fracasado y… ¿ya dijimos fracasado, verdad?

Y como la cosa en nuestro país no está para estar gastando cosas a lo loco, usemos nuestras palabras para buscar a otros culpables. Culpables que quizás son igual de esquivos, pero que a diferencia de aquellos otros, caminan día a día entre nosotros. Incluso hasta pueden vivir dentro de nuestros espejos.

¿De quién es la culpa de que 68 muertes sean, apenas, “otros muertos más”? ¿Unos fríos números en una ya de por sí larguísima lista?

¿De quién es la culpa de que —excepto a sus familiares— a nadie le duela el destino de estas personas?

¿De quién es la culpa de que nuestras leyes sean letras muertas que no sirven para lo que se redactaron, sino —si acaso— para sacar del camino a quien no es o no piensa como nosotros?

¿De quién es la culpa de que nuestras redes sociales se desborden de expresiones como bien hecho, se lo merecían o frases como bah, eran malandros, ahí no hubo víctimas que lamentar?

¿De quién es la culpa de que valores elementales de cualquier democracia, como lo son el respeto a la vida, al debido proceso, a un trato digno por parte de las autoridades, incluso a cosas tan básicas como tener derecho a llevarse algo a la boca para calmar el hambre o tener una medicina para no morir de gripes o diarreas sean vistos como algo de lo que podemos darnos el lujo de prescindir?

¿De quién es la culpa de que para tener esos mismos alimentos o medicamentos haya que votar por X o por Y?

¿Por qué creer que es posible un país donde cosas así terminen con personas renunciando y enfrentando a un juez —imparcial— por las consecuencias de sus actos es algo que nos parece casi un chiste?

Por que sí, no queremos olvidar que esta es una página de chistes. Todos nuestros artículos tienen que tener uno, así que hoy somos todos responsables de un muy mal chiste.