El béisbol engorda - EntornoInteligente

Caraota Digital / ASTROBOY Por: Adriana D’Onghia

Cuando falta muy poco para que comience la temporada 2018 del mejor béisbol del mundo y los actuales campeones Astros de Houston parten como grandes favoritos a revalidar el título, incluso con un equipo mejor estructurado que el de la campaña pasada, pues resulta que ha llegado la justicia monetaria al que sin duda se ha convertido en referencia para esa franquicia.

Al culminar la campaña 2019 José Altuve entraría en la agencia libre, lugar donde se mide la paciencia del jugador contra la astucia de los equipos. Este año vimos cómo grandes estrellas estaban sin contrato ya avanzada la pretemporada, por lo que no sonaba muy atractivo para el criollo tener que vivir esta experiencia. Pero en todo caso su equipo jugó posición adelanta ya para evitar el mal rato decidieron ponerle en la mesa una opción por 151 millones de dólares por cinco años a partir de la temporada 2020. Pero para ser más justos el equipo decidió que el primero de julio del año en curso y el entrante recibirá también diez millones de dólares respectivamente. Solo él y Miguel Cabrera como jugadores de campo, reciben salarios por encima de los 30 millones de dólares por zafra.

Astroboy no solo tuvo la capacidad de romper paradigmas siendo el hombre más pequeño en jugar en la gran carpa, no se conformó con maravillar a propios y extraños con su talento, también ha decidido convertirse en el alma de una franquicia que sabe el valor de la pieza que tienen. Es ejemplo para quien lo ve jugar y también para quien lo conoce.

El béisbol debería llenarse de historias como estas, porque nos hace pensar que más allá de los números y del negocio también existe la pasión y el amor. En los últimos años nos hemos dedicado a hablar más de la sabermetría que del talento, nos preocupa más cuantas camisetas vende que cuantas veces firma un autógrafo, nos dejamos llevar más por los resultados de un juego que por una gran jugada.

Luego de la firma, Altuve decía: “Estoy feliz, ahora puedo dedicarme simplemente a jugar béisbol”. La presión de saberse en la élite y no recibir el salario acorde sin duda que preocupa, pero nunca permitió que esto empañara su juego y ahí es donde radica su grandeza. El pequeño gigante jugó todo este tiempo no para rendir tributo al contrato que tenía de escasos 30 millones sino para merecerse el que tiene ahora de más de 150.

Me confieso fan de su historia, de sus logros. De lo poco que lo conozco su humildad es lo que lo caracteriza. Jamás un no como respuesta. Es un hombre bueno que hace cosas buenas y le pagan por eso. Aplausos de pie estimado Altuve. Ahora es que empieza lo bueno.

@adriana_donghia YouTube: El Beisbol Engorda

El béisbol engorda

Con Información de Caraota Digital

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com