El Big Ben Deportivo: Respuesta de San Nicolás a su tocayo presidente - EntornoInteligente

Comunicacion Continua / Por: Andrés E. Mora M…

“Santa, con todo respeto, pero apenas regresemos a casa debes verte con el médico esa tos seca que tienes ¡Eso nos tiene muy preocupados a todos!”, le aconseja al anciano de barba blanca, anteojos y vestimenta roja – pero no la roja-rojita sinónimo del sufrimiento que tanta hambre y miseria le ha traído a Venezuela, sino el rojo que cada diciembre le trae esperanza a la humanidad – el pequeño hombrecillo, indudablemente alarmado, que funge de capataz del sinnúmero de duendes que trabajan incansablemente con el bondadoso señor que en esta época del año lleva alegrías a los hogares de todo el mundo.

“Acuérdate que en este país, aparte de la epidemia de difteria que lo mantiene azotado desde hace meses, hay malaria, dengue, chikungunya, Zika y cuanta enfermedad producida por mosquitos o zancudos exista”, comenta otro de los preocupados gnomos que acompañan al viejo bonachón en esta escala. “Situación crítica que es agravada por la circunstancia que el gobierno esconde esas estadísticas”, dice un tercero, que de inmediato agrega, “Desde finales de 2014 el ministerio de salud, cuyo nombre debe ser un chiste porque de la salud no se ocupa, dejó de publicar con regularidad el Boletín Epidemiológico. De hecho, la ministro que a finales de abril de este año trató de poner al día la publicación fue destituida de inmediato”. “Además Santa, tú no tienes el carnet de la patria. Así que medicinas para ti, ¡No hay!”, lanza a manera de advertencia otro de sus ayudantes.

“Cof cof cof cof”, se escucha la tos que en los últimos días ha ahogado el típico y risueño ¡Jo Jo Jo Jo! al que nos ha tenido acostumbrado desde siempre el encantador anciano y que tan inquieto tiene a su enorme legión de colaboradores. “¡Muchachos, me agarró el carrasposo!”, exclama Santa esbozando su enorme y dulce sonrisa. “La carraspera que cargo no es producto de alguna afección broncopulmonar ¡No, nada que ver!”, dice el simpático abuelito algo pasado de peso que de inmediato se persigna. “Ella es consecuencia de una alergia que desarrollé después de leer esta carta”, explica San Nicolás al momento que su diestra levanta el escrito en el que sólo se puede observar en el extremo superior derecho el membrete 1817-2017 Zamora Unión Cívico Militar. “En esta misiva mi tocayo presidente expresó  «…nos vemos en la imperiosa necesidad de requerirle un sustancial e importante donativo en juguetes e implementos deportivos, so pena de ser fiscalizado por el Sundee si se niega hacerlo…», comunicación de la que no opinaré, pero que sí contestaré”, señala amablemente el longevo señor que de seguidas pasa a leer la respuesta que ya le fue enviada a su destinatario:

Sábado, 23 de diciembre de 2017

Excelentísimo Señor

Tocayo

Presidente

Su despacho.-

Tengo a bien dirigirme a usted en la oportunidad de expresarle, en nombre del equipo maravilloso que me ha acompañado año tras año durante siglos y en el mío propio, nuestro más cordial saludo, el cual hacemos extensivo a toda su familia en esta víspera de la navidad.

Por otra parte consideramos que es perentorio y obligatorio expresar nuestra opinión con respecto a las funciones y obligaciones que deben ser asumidas por los encargados de llevarles en estos días una sonrisa a los niños, sin discusión, los verdaderos protagonistas de la temporada navideña. Como es bien sabido, los únicos encomendados históricamente para tales tareas hemos sido el Niño Jesús y, por supuesto, San Nicolás, o sea, el subscrito. Sin embargo, vemos con desagrado el hecho que usted se empeñe en usurpar nuestras funciones, sobre todo cuando es el engaño, y no la generosidad, la motivación que lo inspira. Es así cómo, basado en un ardid, prometió, antes de las elecciones del 10D, el pago del «Bono Niño Jesús», anuncio hecho con fines meramente proselitistas. De ahí el retraso en su desembolso, si es que en definitiva lo hicieron. Lo que sí obsequió con él fue un nuevo foco de corrupción – ¡Cuando no es pascua en diciembre! – como quedó evidenciado con aquella pareja que en Valencia le confiscaran varias de esas tickeras con un valor aproximado de 15 millones de bolívares.

Otro ejemplo de su pretensión de ganar indulgencia con escapulario ajeno es el descortés escrito que nos envió hace siete días. O cuando instó a los niños, el año pasado, a que no me escribieran cartas llamándome Santa Claus, pero los animó a pedirle juguetes al «San Nicolás sin barba y con bigote», o sea, a usted. Así las cosas, su gestión de gobierno ha transcurrido expoliando funciones ajenas, pero sin asumir las que le corresponde como Jefe de Estado. Por eso no es de extrañar que el país esté en la situación en que se encuentra. Con médicos de 21 hospitales de 17 estados del país denunciando que sus salas de emergencia se encuentran atiborradas de niños con desnutrición severa. Con un saldo de 11.446 niños menores de un año muertos en 2016. ¡30% más que en el 2015! ¿A cuánto tendrá que elevarse el guarismo de esa estadística al final de 2017 para que recapacite y se dé cuenta del daño irreversible que le ha causado a la nación que gobierna?    

Reciba Señor Tocayo Presidente, las seguridades de mi más alta y distinguida consideración.

Atentamente

San Nicolás

(٭) Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo       

      [email protected], @amoramarquez

 

Facebook Twitter Google+ WhatsApp Telegram El Big Ben Deportivo: Respuesta de San Nicolás a su tocayo presidente

Con Información de Comunicacion Continua

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi