Editorial Stabroek News (Guyana): Seguridad en la frontera con Venezuela - EntornoInteligente
Foto: AVN/Archivo
Foto: AVN/Archivo

 

Fue una nota en este periódico el jueves que llamó la atención del público sobre la situación que enfrentan los mineros guyaneses en el río Cuyuni.

Por equipo editorial de Stabroek News (Guyana) | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Vale la pena resaltar que el río Cuyuní en una parte sustancial de su curso separa a Guyana de lo que ha sido durante algún tiempo el estado más anárquico de Venezuela, a saber, Bolívar. Y es el caso que nuestra ribera del río, es un área minera, y siempre ha atraído a un gran número de guyaneses, así como a brasileños en tiempos más recientes. Ha sido durante demasiado tiempo un centro de corrupción transfronteriza, con combustible barato de nuestro vecino occidental durante muchos años encabezando la lista de productos de contrabando. Sin ese combustible barato, a los guyaneses les resultaría difícil explotar, particularmente en el río Wenamu.

En un intento por erradicar el comercio ilegal, el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez retiró a los militares de las fronteras de su país, incluido el Cuyuní, y los reemplazó con la Guardia Nacional. Ellos también, sin embargo, se volvieron tan corruptos que se vio obligado a volver al ejército. Han habido varias denuncias de asesinatos extrajudiciales por su parte, particularmente contra mineros brasileños, y en esta etapa está claro que ya no tienen el control total del estado, aunque ahora bajo Maduro, las tareas de patrullaje se comparten con la Guardia Nacional.

Por supuesto, la situación en toda Venezuela en la actualidad es bastante diferente de lo que era cuando Chávez estaba vivo, y las órdenes de Miraflores ya no llegan a ninguna parte de la frontera. La anécdota de Whitewater en nuestro Noroeste a principios de este año quizás sea recordada, cuando algunos soldados venezolanos aparecieron en territorio guyanés con su pequeña lata de sardinas, que era todo lo que les quedaba para comer porque no se les habían enviado provisiones desde Caracas en mucho tiempo. La burocracia venezolana en las áreas periféricas simplemente ya no funciona normalmente. No es novedad para nadie que siempre que haya un vacío de poder, alguien interviene para llenarlo, y en el caso de las zonas fronterizas venezolanas contiguas a nuestro límite, la fuerza que se ha establecido como una especie de mafia es la de un grupo – o grupos más probables – de bandidos locales conocidos como sindicatos. No están limitando su matonería a sus propios ciudadanos, o a aquellos ubicados solo dentro del espacio terrestre venezolano, sino que han extendido su atención a nuestros mineros.

De acuerdo con el anuncio insertado por ‘Concerned Miners‘, un sindicato ha establecido un campamento a unas tres millas por debajo de Eteringbang en el río Cuyuní y ha detenido a todas las embarcaciones que transportan combustible y raciones a los campos mineros, exigiendo oro y dinero. Parece que no hacen distinción entre las embarcaciones venezolanas y guyanesas. “Este Sindicato mafioso está fuertemente armado”, dice el anuncio, “y dispararía a nuestros botes si no nos detuviéramos”. También tienen botes y nos persiguen si no nos detenemos”.

El aviso continúa relatando que otra pandilla ha establecido un campamento en Butanamo, que está a unas veinte millas más abajo del Cuyuní, y está involucrado en las mismas prácticas.

En nuestra edición de ayer, informamos que uno de los mineros afectados nos dijo que la situación se había deteriorado hace unos dos meses. “Nos está yendo muy duro en esa área”, lo citamos diciendo: “Cada vez que pasamos por allí, estos hombres quieren sus dos pintas, lo que significa que tenemos que darles 1/5 de onza de oro”. Además tienen que pagar a los sindicatos mafiosos en todos los otros campos que se han establecido.

Nuestro periodista también informó que dejó en claro que la situación había empeorado porque los mineros brasileños pagaron, y fue citado directamente diciendo que “son muy intimidantes”. Te persiguen si pasas por delante de ellos y tienen armas de gran potencia “. Además, según nuestro informe, los militares venezolanos y la Guardia Nacional no ayudan a los mineros.

El anuncio no especificaba en qué orilla del río se habían establecido los “sindicatos”, pero el comandante de la División “F” de la fuerza policial de Guyana, Kevin Adonis, dijo a este periódico que estaban establecidos en el lado venezolano. Si es así, solo se puede suponer que las fuerzas armadas venezolanas se están haciendo la vista gorda ante el tráfico de contrabando, si es que ellos mismos no se están beneficiando de él, como sucedió en el pasado. Puede ser, sin embargo, que nuestros mineros estén trabajando bajo la ilusión de que el río mismo está bajo jurisdicción venezolana, lo cual no ocurre; para la longitud de nuestra frontera compartida, toda la vía fluvial es territorio de Guyana. Como tal, por lo tanto, corresponde al ejército de Guyana tomar medidas contra los sindicatos cuando están fuera del agua, no a los militares venezolanos.

De hecho, parecería que las autoridades guyanesas habían recibido información sobre la presencia de sindicatos en la zona, pero el comandante Adonis dijo que no estaba seguro de si eran soldados o miembros de pandillas, y que no podían llevar a cabo una investigación exhaustiva porque estaban en el lado venezolano. Esto no explicaría por qué no fueron detenidos por nuestra policía en el agua, a menos que el Comandante también erróneamente crea que se trata de un terreno venezolano o que tenga miedo de hacerlo por falta de armamento apropiado o porque piense que debería ser una operación de la Fuerza de Defensa de Guyana

Por su parte, el Gerente Administrativo de la Asociación de Mineros de Oro y Diamantes de Guyana, Avalon Jagnandan, dijo con toda razón que se trataba de una cuestión de seguridad nacional y que el gobierno necesitaba actuar.

La verdad del asunto es que usted no tiene control de su frontera si los matones pueden amenazar y chantajear a sus ciudadanos, y están en condiciones de perseguirlos por el área. Tampoco estás a cargo de tu frontera si los bandidos pueden navegar tu río a voluntad, deteniendo cualquier embarcación que deseen, exigiendo un pago. Ciertamente no estás a cargo de tu frontera si los mafiosos que están perpetrando todos esos actos ilegales están acampados a solo tres millas río abajo de la base de las fuerzas militares y del orden público. Entonces uno se pregunta, ¿qué está sucediendo?

Aparte de la extraña pieza publicada en eel Guyana Chronicle, de propiedad estatal, el aviso de la semana pasada fue el primer relato de lo que enfrentan los mineros guyaneses que trabajan por su cuenta. ¿Ha llamado el gobierno al embajador venezolano, presentó una queja ante Caracas y alertó al secretario general de la ONU y su representante, Dag Nylander, sobre las bandas venezolanas que aterrorizan a la comunidad minera guyanesa, y posiblemente también a las aldeas indígenas? Pero, sobre todo, ¿qué se propone hacer las Fuerzas de Defensa de Guyana sobre esta situación?

A fines de febrero de este año, el presidente David Granger visitó varias aldeas fronterizas. En Kaikan, el Ministerio de la Presidencia lo citó diciendo: “Las comunidades fronterizas son guardianes de la integridad territorial y la seguridad nacional de Guyana. Son nuestra primera línea de defensa contra cualquier intento de incursiones e invasiones “. El comunicado de prensa del Ministerio también se refería a una serie de “encuentros terroríficos” que la aldea había tenido con los sindicatos, y dijo, entre otras cosas, que los residentes daban la bienvenida al impulso de la seguridad en el área por parte de las Fuerzas de Defensa de Guyana

Entonces, si las Fuerzas de Defensa de Guyana está impulsando la seguridad de las aldeas fronterizas, como debería ser, ¿por qué no se están tomando medidas complementarias en relación con las comunidades mineras y el propio río Cuyuní? No existe tal cosa como proteger algunas partes de su frontera e ignorar a otras, y luego suponer que todos estarán a salvo con un enfoque tan irregular.

¿Y qué está pasando en la base de las Fuerzas de Defensa de Guyana en Eteringbang? ¿No funciona más? ¿Ha dejado el ejército de patrullar el río Cuyuní regularmente como solía hacerlo? Tal vez es hora de que el Jefe de Estado también haga una visita allí, porque claramente hay un problema en el área.