ECUADOR: Crítica: Big Ralph - EntornoInteligente

El Universo / Por Gourman

Pasamos en este feriado frente a Big Ralph, restaurant regentado por un inglés del que había escuchado buenos comentarios. No teníamos pensado cenar, quizá a lo mucho picar algo, pero tantas veces traté de ir, que esta vez no perdí la oportunidad. En ocasiones anteriores lo intenté, pero estaba cerrado. Tiene un horario un tanto impredecible. Alguna vez lo encontré abierto, pero no llevaba efectivo, enterándome que era la única forma de pago.

Así que esta vez, al observar actividad en la cocina vista, prendida y a toda marcha, entramos. ¡Big Ralph, Big Surprise! Pedimos tres platos: los tradicionales fish and chips ingleses, pescado frito con papas y salsa tártara, thai curry verde con berenjena, zuccini y papas salteadas con noodles fritos y pollo; y por último gnocchi frito, servido con espinaca, vainitas, zanahoria blanca y tomates.

El servicio no es excelente, y algo demorado, lo cual solo se tolera cuando la comida recompensa la espera. Y así fue.

Lo primero que debemos decir es que quien hace un plato tan sencillo y simple como los fish and chips, de la forma que lo hace Big Ralph, es un muy buen cocinero.

El pescado era trompeta, un manjar. Recordé Casa Labra, una pequeña taberna madrileña ubicada en la Plaza Mayor, abierta desde 1860, donde solo sirven bacalao lampreado, el mejor que he comido. La recordé por la delicadeza de la apanadura del plato de Ralph, frito con buen aceite, sin causar estragos en la digestión, servido con papas fritas crujientes, y con una salsa tártara perfectamente hecha.

Pero luego pasamos a platos más complejos. Uno no puede dejar de notar que la composición de estos es bien pensada, balanceada y muy afortunada.

Los gnocchi fritos tenían una textura ligeramente crujiente pero suave por dentro, acompañados con tomates y zanahorias que habían sido confitadas, con espinaca en mantequilla. Luego, el curry fue perfecto. Los ingleses usan mucho la papa, tanto frita como en guisos. No es mi favorita combinación con curry. En lugar de almidón, lo prefiero con vegetales.

Sin embargo, estaban bien salteadas, doradas, y con el resto de los vegetales y los noodles fritos hacían del plato un placer.

Ralph sabe cocinar. El pollo parecía estar hecho al vacío por lo suave y lleno de sabor.

Nos sorprendió tanto la cocina del local, que analizamos pedir otro plato que prometía, el ossobuco a fuego lento en vino tinto; pero lamentablemente la capacidad estomacal de la mesa estaba totalmente copada por las generosas porciones de los platos anteriores, cuyo costo fue de $ 45, incluidas bebidas e impuestos. El sitio es agradable, evoca una taberna inglesa, sin bar, y con cocina vista, en la cual se ve al chef muy ocupado atendiendo las cinco mesas que por lo general están llenas.

Big Ralph es lo mejor que he comido en Salinas, ubicado en la entrada de San Lorenzo. (O)

ECUADOR: Crítica: Big Ralph

Con Información de El Universo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com