Diferente consumo per cápita revela la brecha del bienestar europeo entre los países - EntornoInteligente

Emol / BRUSELAS.- El consumo per cápita en los países más ricos de la Unión Europea (UE) en 2013 fue hasta tres veces mayor que en los más pobres, una diferencia que refleja la brecha en el bienestar de los hogares europeos, según datos publicados hoy por la oficina estadística comunitaria Eurostat.

Eurostat publicó su indicador de Consumo Individual Actual, que expresa el consumo de cada individuo en unidades de poder adquisitivo (PPS, sus siglas en inglés), es decir, sin tener en cuenta las diferencias de precios entre los países de la Unión para poder comparar los datos nacionales entre sí.

Su objetivo es reflejar el bienestar material de los hogares.

Así, este índice ha revelado que el consumo en Luxemburgo es un 38% superior a la media europea, en tanto que en Bulgaria apenas llega al 49 % de esta.

Es decir, que mientras el consumo promedio en la UE es de 100 PPS, en Luxemburgo es de 138 PPS, tres veces por encima de Bulgaria, donde se sitúa en 49 PPS.

La enorme diferencia del Gran Ducado con respecto a los Veintiocho, sin embargo, se debe matizar, ya que en Luxemburgo trabajan muchos ciudadanos que contribuyen a engrosar su riqueza pero viven fuera, por lo que no cuentan a la hora de calcular qué parte de esta consumen, señala el organismo comunitario.

Entre los países con mayor consumo por cabeza destaca también Alemania, un 24% por encima de la media comunitaria, así como Austria, Suecia, Dinamarca, Bélgica, Finlandia, Francia, Reino Unido y Holanda, con un índice de consumo entre el 10% y 20% mayor que el promedio.

Se da el caso de que estos países son también los que tienen un mayor producto interior bruto (PIB), de forma que el consumo por encima de la media está en línea con su riqueza también superior al promedio.

La misma proporción se mantiene en el caso de los más pobres.

La mayoría de los Veintiocho, dieciocho países, tiene un consumo individual inferior a la media del conjunto, según estos datos de 2013.

España está justo en la parte central de la tabla, con un consumo un 9 % por debajo de la media europea.

En cotas similares están Italia, Irlanda y Chipre, mientras que Malta y Grecia tienen un consumo entre el 10 % y 20 % inferior al promedio.

Lituania, Eslovenia, Portugal, Polonia, Eslovaquia y la República Checa, por su parte, consumen entre un 20% y un 30% menos; en tanto que Letonia, Estonia, Hungría y Croacia tienen un índice casi un 40 % inferior a la media de sus socios europeos.

Los peor situados son Rumania y Bulgaria, con un consumo 56 % y 63 % inferior, respectivamente.

Este indicador tiene en cuenta los bienes y servicios que consume cada individuo independientemente de cómo los haya obtenido, ya sea comprándolos con su propio dinero, recibiéndolos del Estado o de organizaciones no lucrativas.

Esto permite medir de forma más fiable el bienestar material de los europeos, al eliminar la influencia que puedan tener en el cálculo los distintos modelos que usa cada país para proveer ciertos bienes y servicios.

Las grandes diferencias en los datos nacionales muestran así con fidelidad la brecha que existe entre el bienestar de los hogares europeos en función del país donde se encuentren y de la riqueza de este.

Con Información de Emol

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.