De peón a experto en fierros - EntornoInteligente

El Observador / Por Juan Samuelle, enviado a Santa Catalina, Soriano

Cuando me hagan las tarjetas personales, pónganme Pancho, porque para los clientes yo soy Pancho”. Eso le pidió Luis Pedro Marcenal a los directores de la empresa en la que trabaja, Mary SRL, quienes mencionan esa anécdota como la postal perfecta para definir a un funcionario clave en esa empresa nacional fabricante de maquinaria para productores del Agro .

Pancho tiene 49 años y hace 15 que trabaja en Mary. Y es el protagonista de una historia singular, que lo llevó de ser peón de estancia –alambrador, domador y esquilador– a experto en equipos forrajeros.

“Empecé en las estancias, de gurí, con 13 años, estoy afiliado al BPS desde los 14”, recordó con orgullo.

Nació en Durazno, pero se crió en una zona en la que limitan Colonia y Soriano. Lo primero que hizo fue trabajar como peón de estancia, “que es la mejor manera de arrancar, para saber hacer de todo”, puntualizó.

Así fue acumulando oficios: domó caballos, manejó majadas y condujo tractores. También fue alambrador. Ya con más oficio en el rubro lanar integró comparsas de esquila y adquirió tal capacidad que hizo dos zafras en Argentina, en campos de Tierra del Fuego. También participó en cuadrillas de plantaciones de eucaliptus cuando el boom forestal. Y tuvo que aprender a manejar camiones, que cuando son de carga de granos o animales no es cosa sencilla, “pero aprendí y lo hice, trabajé en el arroz y con ganado”.

Como vivía en Santa Catalina, ciudad en la que se encuentra el complejo industrial de Mary, “conocía a Luis Aberastegui –director de la firma–, a toda la gente de acá, así se me dio de empezar a trabajar en el pueblo y me quedé para siempre”, comentó.

Sus padres vivían pegado a la fábrica y él sigue viviendo en Santa Catalina.

Mary SRL Pancho muestra el forraje procesado por uno de los equipos cuyo uso demostró en la Expoactiva. J. Samuelle

“Trabajar acá es un orgullo, es la principal empresa y ha crecido en estos últimos años un montón, está exportando. Cuando empecé hacía un viaje a la semana a lo de algún cliente y ahora no paro, solo el día de descanso”, dijo.

La función de Pancho es clave, afirmó Luis, quien junto a su hermano Gustavo ejerce como director de la empresa. “Cada uno en este equipo de 50 funcionarios tiene un rol fundamental, si falla uno fallamos todos y no podemos darnos el lujo de fallarle al cliente y en ese marco lo que hace Pancho es fundamental”, señaló.

Pancho es quien está en contacto a diario con el productor y con su operario. Por ende, tiene una doble responsabilidad.

Por un lado, es quien entrega el equipo en el tambo, en el corral de engorde o en el predio agrícola. Le explica al operario cómo usarlo, cuidarlo y sacarle el mayor provecho. Y está al pie del cañón cuando hace falta arreglar algo, entregar un repuesto, ir con el taller móvil o llevarse el equipo para un mantenimiento más intensivo y dejar otro en su lugar para que los trabajos sigan sin pausa.

Por otro lado, gracias a que está en contacto con el operario y los dueños del establecimiento, suele ser un vehículo de traslado de ideas, sugerencias, aportes que son utilizados en Mary por quienes tienen la responsabilidad de diseñar nuevas tecnologías o adaptar las ya existentes.

“Pancho, por su capacidad, ha ido adquiriendo mucho conocimiento tecnológico y eso para nosotros es un gran valor”, dijo Luis.

“Yo tomo todo esto con mucha responsabilidad. Entregar cada herramienta es un desafío, ponerla en marcha, preparar al operario, aconsejar al cliente, en el tema operativo y en la seguridad también. No importa si me lleva una hora o un día, solo me voy cuando todo queda listo”, dijo Pancho, quien en cada comentario enfatiza y pone pasión en sus palabras, dejando en claro que le entusiasma este oficio.

¿Cómo aprendió? “De estudio casi nada, la primaria, aprendí en el campo, en la fábrica, hablando con los productores, con mis compañeros. La gente en las estancias es espectacular, te enseña todo, tengo muchos amigos en todo el país y de todos aprendí”, afirmó.

Añadió que “lo importante es estar a la orden, llegar rápido y solucionar todo cuanto antes para que el productor no pare”, sobre todo en estos tiempos en los que el cambio climático establece normalmente ventanas muy cortas para las labores en los campos.

“Vivo mirando el celular, uno sabe el esfuerzo que hace el productor para comprar una máquina, son inversiones que cuestan y aunque los equipos casi no se rompen, a veces algo pasa y mi prioridad es solucionarlo”, dijo.

Además de llevar soluciones a parajes de todos los departamentos, Pancho ha ido a Paraguay varias veces a entregar los equipos que Mary ha exportado, mixers y cargadores frontales. “Yo disfruto, me gusta ir a la Expoactiva, a la Expo Melilla, a la Expo Prado… pero me gusta sobre todo estar en los campos, en contacto los productores, ayudando a los operarios y trasmitiéndole a los directores de la empresa que tal o cual productor tiene tal o cual realidad y precisa una ayuda, como financiación especial y yo sé que son gente de laburo y que cumplen”, expresó.

En el final de la charla, en la que Pancho habló con El Observador con el codo apoyado en una de las estrellas de la empresa, el mixer M15 (para pequeños productores o de mayor escala que los usan para mezclar raciones y fardos y alimentar a los vacunos), el entrevistado pidió dejar “buen claritas” dos cosas: por un lado, la importancia del operario, “el que cuida la máquina, el que le saca el mayor provecho”, y por otro, el valor del productor agropecuario “que es tremendo y no siempre se reconoce en las ciudades”.

Mary SRL El mixer M15 con el que Mary volverá a presentarse en el concurso de Gerdau, en Brasil. J. Samuelle

La cifra 2 premios recibió la empresa Mary, donde trabaja Pancho, en el último concurso internacional de tecnología para el agro Mejores de la tierra, organizado por Gerdau en Brasil. Logró el trofeo de plata por su Mixer M85 y el premio al mejor servicio posventa.

Leer también: Ganadería uruguaya se trajo un doble maracanazo desde Esteio

Con los hijos a la universidad del campo

Pancho es casado y tiene dos hijos, Neyzer de 10 años y Ezequiel de 12. El menor está en primaria y el mayor asiste este año a una Escuela Agraria. “Me gustaría que trabajen en el campo. Todavía son chicos y sin apurarlos ni meterles presión los voy incentivando, pero lo mejor es que ellos decidan y que terminen haciendo algo que les sirva y que además les guste porque capaz es para toda la vida”, dijo. Por el momento, cuando puede, los lleva con él cuando va a hacer una reparación para que le vayan tomando el gusto a lo que definió como “la universidad del campo”, estableciendo un paralelismo con la muchas veces mencionada “universidad de la calle”.

Se gana la confianza hablando de bichos

Cuando Pancho debe entregar una de las máquinas o hacer una reparación la gente con la que trata suele ser introvertida, “no por mala voluntad, solo es gente callada, entonces me tengo que ganar su confianza y como no soy muy futbolero les hablo de lo que sé, de bichos, de vacas, ovejas y caballos, o de fierros, aunque si hay que hablar de Nacional, de Peñarol o de la selección hablo y listo. Así a la larga generamos en una linda relación que sirve para hablar en confianza de los equipos, para que los entiendan. De esa manera se abren a preguntar todo en forma directa”, mencionó.

A las órdenes un domingo a la hora 23

Hace poco, un domingo a la hora 23, Pancho tuvo que ir al campo de un cliente porque el operario no lograba que una máquina funcionara. “Llegué y enseguida me di cuenta de lo que pasaba, era algo muy sencillo, una palanca que pone en marcha la parte hidráulica mal accionada, nada serio”, recordó. Enseguida reflexionó que muchas veces pasa que por desconocimiento, no por mal desempeño, un operario suplente que suele trabajar en los días de descanso del titular no conoce tan a fondo el equipo y se le escapa algún detalle, “pero nosotros igual vamos porque a la larga lo único que importa es que el trabajo en el campo se haga en tiempo y forma”.

Leer también: Buen clima hubo en la previa de la Expoactiva

Mary SRL Pancho con productores en el 11° Encuentro Mary realizado en Santa Catalina este año. J. Samuelle

Fuente: De peón a experto en fierros

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.