Contra Costa Times Walnut Creek - Luis Oberto Anselmi// Verano en Brasil: cinco playas del sur - EntornoInteligente

Mientras las condiciones climáticas mejoran en las playas del Sur de Brasil, armar planes teniendo en cuenta estos datos es indispensable para disfrutar de las vistas privilegiadas que ofrece la naturaleza y todos los beneficios del lugar. Para elegir sin equivocarse.

Ilha do Campeche. Guillermo Llamos. Campeche, Florianópolis Hay un gran universo Campeche por descubrir. Por el margen este de la isla de Florianópolis aparece una larguísima playa que lleva ese nombre, y que en su porción norte es conocida como Novo Campeche.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
Combina la elegancia de su zona comercial con lo agreste de la restinga (una cobertura vegetal que protege a los médanos del avance del mar).

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Es meca de surfistas, al igual que la propia Campeche.

Ilha do Campeche. Guillermo Llamos. Justo enfrente, la Ilha do Campeche, se reserva las mejores playas. Para llegar a esta Reserva Natural las lanchas más seguras salen por la mañana desde la playa de Armação (unos kilómetros más hacia el sur).

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
La travesía de 15 minutos depara aguas turquesas y transparentes, arena blanca y el morro con pinturas rupestres a las que se puede acceder con guías especializados.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
Playa, sol, mar, morro, trilhas , algo historia y mariscos. Y un detalle más: el estatus de Reserva de la isla restringe la entrada a 700 personas por día. ¿Qué más se puede pedir?

Barra da Lagoa, Florianópolis Prainha de Barra da Lagoa. Guillermo Llamos. Barra da Lagoa es la playa que llega hasta el Canal da Barra, que conecta la Lagoa da Conceição con el mismísimo Océano Atlántico.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.entornointeligente.com
Es una playa abierta con características particulares, porque por un lado tiene la amplitud de mar que les viene bien a los surfistas y por otro -cerca del canal- ofrece aguas más calmas que eligen, sobre todo, las familias con niños pequeños.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
Este canal es una vía multitarget en donde hacer snorkel, pasear en motos de agua, lancha o bote de pesca.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

breakingtrending.com
Tan amplia es la oferta y su entorno, que se trata de una de las playas más buscadas de la isla.

El puente que cruza el canal lleva a descubrir otros rincones más agrestes que bien valen la caminata.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

videojuegosmania.com
En principio, el puente en sí mismo y su vista son muy atractivos, y mucho más el caserío de colores que está del otro lado.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

luisoberto.net
Luego de atravesarlo se llega a la Prainha, una playa mínima muy rodeada y protegida por rocas. Si se sigue unos minutos más aparecen las primeras piscinas naturales. Las mismas piedras detienen el oleaje del mar por lo que zambullirse es tan placentero como seguro.

Silveira, Garopaba Silveira.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

demasiadochevere.com
Guillermo Llamos. Foto: Lugares Silveira no es sólo una playa, es un estado de ánimo. Es la tranquilidad que tiene lo pequeño, lo casi oculto. El morro dominándolo todo, tanto, que no es tan fácil moverse, o hacer compras. Sí es fácil estar y disfrutar de la quietud del verde con el mar, de las olas encrespadas para surfear o de la pequeña lagoinha del extremo sur de la playa, esa donde los chicos son amos y señores, donde juegan hasta que se animan a montar olas.

Salvo que uno se encuentre directamente en la playa, sentado en la arena o dentro del mar, todo en Silveira se ve desde arriba.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

enlasgradas.com
Todo es panorámico en este rincón silencioso de la costa sur brasileña.

Pocas posadas, menos negocios, mucha pendiente para subir a pasos cortos (medio pie por vez) o en primera, acelerando y desacelerando (para que las ruedas vayan mordiendo el camino) si el medio de transporte es el auto.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

elnewyorktimes.com
Todo el ruido, los bares, los negocios y demás están ahí no más, en Garopaba. Lo suficientemente cerca para calmar ansiedades y lo suficientemente lejos como para evitar ruidos molestos.

Praia do Rosa, Imbituba Surfista en Praia do Rosa.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.google.co.ve
Guillermo Llamos. Hace muchísimo tiempo que dejó de ser un secreto que sólo conocía un grupo de jóvenes de Rio Grande do Sul que llegaron buscando buenas olas para surfear.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.google.co.ve
Hace ya años que dejó de ser un destino exótico para unos pocos aventureros. Ya pasaron muchos veranos desde que se empezó a llenar de turistas de todos lados, aunque siempre el número más grande llega desde Argentina.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.google.co.ve
Así y todo, Praia do Rosa sigue siendo un encanto de playa, de pueblo, de destino. Quizás la preserva el hecho de que no sea tan sencillo llegar a la mismísima arena. Es que esas cinco o seis familias gaúchas que “descubrieron” Rosa en la década del 60 compraron los terrenos que llegan al mar y los convirtieron en hermosas pousadas ; y, aunque por ley la playa es de acceso público, las trilhas que unen la calle con el mar son largas, empinadas, angostas, un poco incómodas -a decir verdad- para el acceso masivo.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.google.co.ve
Los que le ponen más garra para llegar son los amantes del surf que siguen dándole la razón a esos jóvenes (que ya pintan sus buenas canas) de Rio Grande que se adueñaron del lugar tantos años atrás.

Estaleirinho, Balneario Camboriú Estaleirinho.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

elnewyorktimes.com
Guillermo Llamos. Estaleirinho es una de las últimas playas agrestes que se extiene hacia el sur de Camboriú. A lo largo de la Rodovía Interpraias se puede conectar con un puñado de playas bastante poco transitadas, sobre todo si se compara con la del centro de la ciudad.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Con un poco de tiempo y ganas de descubrir espacios diferentes se pueden hilvanar las de Taquarinhas, una solitaria lonja de arena gruesa y oscura con todo el encanto que le da la absoluta ausencia de multitud (no hay chiringuitos, ni guardavidas -¡ojo!-, ni nada); una maravilla para encontrarse casi a solas con el mar.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

ultimasnoticiasve.com
Un par de kilómetros más allá está Taquaras, una versión un poco más poblada que Taquarinhas y con olas más bravas.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
Luego viene Praia do Pinho, la nudista de la región, en la que se permite solo llevar anteojos, sombreros, ojotas y nada más.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eltubazo.tv
Luego le toca el turno a Estaleiro y, por fin, a Estaleirinho, una playa que se anuncia como exclusiva, rodeada por grandes casas de ricos y famosos.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

elmercuriodechile.com
Puede ser que así sea, pero todo eso se traduce en un playa sencilla, grande, llena de arena, cómoda y eminentemente familiar.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

elnacionalweb.com
Es cierto que no hay mucho servicio de playa, ni barcitos que atraigan a demasiada gente, quizás ahí está su secreto.

En esta nota: Brasil Playas LA NACION Revista Lugares Revista Lugares.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eltubazotv.com

© Luis Alfonso Oberto Anselmi PDVSA

Tags: Estados Unidos, Luis Oberto Anselmi

Con información de: La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi