Con acusaciones cruzadas - EntornoInteligente

Pagina 12 / Desde Rosario

La amenaza de una denuncia penal de parte del ex gobernador Antonio Bonfatti, un documento oficial de repudio del Partido Socialista y el pedido del gobernador Miguel Lifschitz para que se termine la polémica fueron ayer algunas de las reacciones en Santa Fe a la munición gruesa que descargó Elisa Carrió. La diputada nacional denunció que la provincia, “a través de Bonfatti y la policía”, le había “tendido una trampa” en el operativo de la recaptura de los prófugos de General Alvear para “desprestigiar al gobierno de Mauricio Macri”. Los acusó directamente de haber recapturado a los tres juntos y de haber liberado luego a dos porque “la querían sacar a (Patricia) Bullrich del gobierno”. Carrió incluso llegó a decir que el ex gobernador era amigo “del Rey de la Efedrina”, Mario Segovia, detenido en Ezeiza. Lo que preocupa a esta altura en Santa Fe es que nadie del gobierno nacional salió a despegarse de las serias acusaciones de Lilita.

La tensión entre el gobierno nacional y el santafesino crece día a día. Ayer mismo, la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, insistió en reclamar que el gobierno de Santa Fe “aporte los datos para la investigación” sobre las fallas de comunicación y lo que llamó “pistas falsas” en el operativo de recaptura de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez. “Que se pongan de nuestro lado, que trabajen con nosotros”, solicitó Bullrich, y pidió que el gobernador Lifschitz “diga quién fue el que le dio la información (sobre la fallida captura de Cristian Lanatta y Víctor Schillaci el pasado sábado) porque al igual que el presidente (Mauricio) Macri, él sacó un tuit con esa información”. Lifschitz tiene que decir “quién fue, que nos dé el nombre, para que nosotros podamos ponerlo en el informe, para que caiga quien caiga”, y afirmó: “No está bien que el gobierno de Santa Fe ahora diga ‘nosotros hicimos todo bien’”.

Pero Lifschitz afirmó que el operativo que terminó con la recaptura de los hermanos Lanatta y Schillaci “ha sido una gestión exitosa que echa por tierra cualquier sospecha que se sigue sembrando desde Buenos Aires justamente por quienes no fueron capaces de retener a estas personas en una cárcel de máxima seguridad, ni tampoco de poder apresarlos mientras estuvieron en la provincia de Buenos Aires”. Sin nombrarla, apuntó contra Carrió: “Tiran sospechas sobre la acción de la policía santafesina, donde en menos de cuatro días los prófugos fueron detenidos sin ningún tipo de lesión física y entregados como corresponde a la Justicia Federal”.

“De ninguna manera”, contestó el gobernador cuando le preguntaron si había algún efectivo de la policía provincial investigado por ese asunto. “Hay una intención de ocultar un hecho real. Hubo negligencia en el Servicio Penitenciario Bonaerense o alguna cobertura política para que estas personas pudieran salir de una cárcel de máxima seguridad sin dificultad. Después hubo falta de capacidad para detenerlos mientras estuvieron en Buenos Aires”, agregó Lifschitz.

Por su parte, el ex gobernador Bonfatti fue más directo contra Carrió. “Está desquiciada”, aseguró. “Dice cualquier cosa con tal de defender a ultranza al gobierno nacional después de lo que pasó.” Dijo además que cuando se enteró de las declaraciones de la diputada nacional “mi primera reacción fue de estupor y bronca. Voy a hablar con mi abogado para hacer una denuncia penal. No voy a dejar que se me enrostre relación con ‘personajes oscuros’, según dice ella”. Y recordó que durante su mandato, “por enfrentar a delincuentes” tuvo el ataque a balazos a su vivienda. También afirmó que Carrió “cree que por la inmunidad parlamentaria puede decir lo que se le viene en boca y lo que inventa su mente fabuladora”.

“Lamentaría que el gobierno nacional se sumara a esta locura de Carrió”, dijo, por su parte, Juan Carlos Zabalza, uno de los más antiguos dirigentes del PS y al que Carrió había exceptuado de sus dardos porque “lo quiero mucho”. El ex diputado nacional aseguró que “no tienen ningún asidero sus denuncias que están basadas en un grupo de WhatsApp. Es realmente lamentable” y aseguró que entendía la bronca de Bonfatti como para querer iniciarle una querella penal a la diputada.

La legisladora nacional del Frente Progresista Alicia Ciciliani fue más allá en la respuesta a Carrió y se preguntó: “¿Qué diferencia hay entre esto y lo que en su momento nos dijo el Cuervo Larroque?”, en referencia a aquella sesión del Congreso en la que el diputado de La Cámpora llamó “narcosocialismo” al gobierno santafesino.

Con acusaciones cruzadas

Con Información de Pagina 12

www.entornointeligente.com

Visite tambien www.mundinews.com | www.eldiscoduro.com | www.tipsfemeninos.com | www.economia-venezuela.com | www.politica-venezuela.com | www.enlasgradas.com | www.cualquiervaina.com | www.espiasdecocina.com | www.videojuegosmania.com

Síguenos en Twitter @entornoi