¿Cómo en Cuba? - EntornoInteligente

El Periodico de Monagas / Por Luis Eduardo Martínez H

Esperaba participar en un programa de radio en Maturín, cuando me abordó una señora consultando a qué hora abrirían el centro comercial frente al cual me encontraba. Después de informarle y notando su acento le pregunté de donde era y tal como suponía respondió: “soy cubana”. Con el estereotipo que tenemos de la isla, continúe interrogándola; ¿Y qué hace en Venezuela? ¿Cómo le va?”, a lo que la señora se largó a hablar: “Ay señor, de lo peor, yo no sé cómo pueden vivir aquí. Yo soy enfermera de la FARC y vine a Venezuela en misión internacional. Ya tengo aquí casi dos años y me falta poco para regresarme y ahora estoy como los presos contando los días para volverme a Cuba porque esto ya no lo aguanto”. Sin hacer pausa prosiguió: “Cuando llegué a este país pesaba más de 90 kilos, ahora ando por los 70. Lo que me pagan no me alcanza y las bolsas que da el gobierno pasan semanas para que me lleguen. En Cuba es verdad hay tarjeta de racionamiento pero dan una para cada miembro de la familia por mes aunque sea un bebé y con esas uno consigue todo lo que se necesita para comer bien, en Cuba nadie pasa hambre y si usted quiere darse un gusto hay tiendas especiales donde comprar lo que le dé la gana. Dígame lo de la salud, eso sí es un desastre. En la medicatura donde trabajo no hay ni alcohol. A mí me da pena cuando llega alguien con algún malestar porque ni estetoscopio tenemos. En Cuba usted va a un hospital y lo atienden de maravilla y cuando sale se va con el tratamiento completo; como será de bueno que su presidente Chávez cuando se enfermó se fue para allá”. “Usted sabe porque estoy ahora aquí”, me preguntó a su vez. “Ni idea” le dije. “Resulta que por el contrato que tenemos a todo el personal cubano nos entregan un celular con minutos para llamar a Cuba. Ayer al mediodía, a las puertas de la medicatura, unos malandritos como dicen ustedes, me asaltaron y me quitaron el celular. Menos mal que hace tiempo que las prenditas que tengo las guardé porque si no también se las llevan. Pues sabe, uno se acuesta con joyas, teléfono, cartera, en el malecón de La Habana y amanece completico. Allá hay seguridad, se puede dormir con las puertas abiertas”. Buscándole la lengua le comenté, “pero los sueldos allá y que son malos”. “Malos, malos son los de aquí. Una enfermera como yo gana unos 1,250 pesos cubanos que son casi 50 dólares y con eso se puede comprar un buen mercado, se paga la renta y los servicios, la medicina y la educación no porque son gratuitas, se da su gustico y hasta guarda algo porsiacaso. Yo le saqué la cuenta a las venezolanas compañeras mías de la medicatura y le mostré que por dólar today ellas ganan como 5 dólares al mes”. La atajé para advertirle que dólar today era ilegal y que el cambio del gobierno era otro; la carcajada de la cubana se debe haber oído en la plaza Bolívar: “vaya y dígale eso al chino del negocio que está cerca de mi casa a ver si le hace caso cuando pone los precios”. Hablamos un rato más pero ya no tengo espacio para continuar. Lo que si es cierto es que cuando alguno me dice ahora “estamos como en Cuba” yo lo respondo tajante: “¿cómo en Cuba?, yo te aviso. Peorcito estamos”.

¿Cómo en Cuba?

Con Información de El Periodico de Monagas

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *