COLOMBIA: Hasta que la mató, no pudo con la culpa y se entregó - EntornoInteligente

El Universal / Leidis Sofía Torres Caballero quería ser policía. Su padre, Manuel Torres, recuerda que ella creía que las autoridades hacían respetar la ley y capturaban a los malos. Pero en su caso no fue así.

Aunque había interpuesto una denuncia  contra su exnovio por maltrato físico, nunca lo capturaron. El sábado, Leidis fue asesinada por el mismo joven de 17 años que le aseguraba que la amaba y que después confesó el crimen a las autoridades. Su cadáver fue hallado por miembros de la Policía de Santa Rosa de Lima, el domingo en la noche, en la vereda Paiva, donde, al parecer, su exnovio la citó para matarla.

El joven implicado espera las audiencias preliminares.

¿Por qué lo hizo?, es la pregunta que se hacen los seres queridos de la víctima mortal.

Cogió una moto

Eran las 4 de la tarde del sábado cuando Leidis salió de su casa. Su tía Ana Torres dice que su sobrina fue a la calle Media Tapa del barrio El Paraíso y cogió una moto, mientras que el padre de la víctima asegura que Leidis salió al polideportivo, donde había una reunión. Dice que de allí “se perdió en una moto”.

Aunque los familiares de la víctima no concuerdan en el punto exacto de donde salió esta joven, de 18 años, todo indica que quien conducía el vehículo era el primo de su expareja, quien la llevó hasta Paiva.

“El muchacho nos dice que la dejó en Paiva, donde ella subió a otra moto con el que la mató. No sabemos qué fueron a hacer allá, solo sabemos que la mató”, dijo con dolor el padre de la víctima.

Al llegar la noche del sábado, los familiares de Leidis no entendían por qué no regresaba. Salieron a buscarla y vaya sorpresa se llevaron al ver al presunto responsable corriendo asustado hacia su casa.

“Nosotros lo vimos llegar, estaba asustado y casi no quiso hablar. Enseguida comenzamos a investigar, porque ya él había tenido actitudes extrañas. A veces caminaba con un arma por el pueblo, disparando para todos lados”, dijo el padre de Leidis.

Los parientes de la joven fueron a la estación de Policía de Santa Rosa a manifestar que la menor seguía desaparecida y solo hasta el domingo en la noche conocieron lo sucedido.

“Él se entregó, como que no pudo con la culpa y se entregó. Primero no quería decir dónde la había dejado, por eso tuvieron que buscar a la mamá de él, quien entró a la estación y lo convenció. Cuando ella salió, fue que el joven le dijo a la Policía dónde había dejado a mi hija. Esas personas no deberían existir”, dijo enfurecido Manuel.

Boca abajo, entre un monte y llena de sangre. Así fue como las autoridades encontraron el cadáver de esta joven, quien era la segunda de cuatro hermanos y, según se conoció, planeaba irse al extranjero a donde una familiar. El cadáver, según indicaron las autoridades, presenta múltiples golpes con objetos contundentes, aunque también se maneja la hipótesis de que la hirió con un machete.

“No sabemos con qué la golpeó, pero nos dicen que en casa de un tío, donde él se fue a esconder, le encontraron un machete, así que no sabemos si con eso la mató”, dijo el señor Manuel.

La historia de “amor”

Leidis y su verdugo se conocieron en el municipio de Santa Rosa de Lima, donde ambos nacieron y vivían. Los familiares de la joven dijeron que ella vivía en el barrio El Paraíso, mientras que él residía en El Fondo.

Dicen que se hicieron amigos y después comenzaron sus amoríos, por lo que los padres de ella, supuestamente, le dijeron que él debía hacerse cargo de ella si querían seguir con la relación y así fue. Después de casi dos años de relación, los jóvenes se fueron a vivir juntos. “Vivía con él y la mamá de él, pero solo duraron dos meses viviendo juntos, pues él comenzó a comportarse diferente”, dijo la tía de la joven.

Todo indica que cuando Leidis decidió volver a su casa, su presunto verdugo aprovechó que ella estaba sola en el lugar y se metió. “En ese momento él empezó a pegarle y trató de accederla, pero ella no se dejó. Al ver cómo había quedado, fuimos a poner la denuncia, pero nunca lo capturaron, alegando que él era menor de edad y que ellos no podían hacer nada, hasta que pasó esto”, finalizó el padre de la fallecida.

COLOMBIA: Hasta que la mató, no pudo con la culpa y se entregó

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi