CHILE: Preocupante clima de agresión - EntornoInteligente

la tercera / LA COBARDE agresión de la que fue objeto el diputado y candidato presidencial Felipe Kast -quien junto a su equipo fue insultado y violentado por un grupo de jóvenes, en el marco de una actividad de campaña- ha sido objeto de repudio generalizado, pues con razón se ha hecho ver que las legítimas discrepancias de ninguna manera pueden manifestarse en forma violenta. Lamentablemente en el país cunden los grupos que piensan lo contrario, y que se sienten con el derecho de agredir o”funar? a quienes identifican como sus enemigos o como”agentes del sistema”

El listado de personajes que han sido agredidos no se limita únicamente a políticos o autoridades -donde incluso se ha llegado al extremo de violentar a ex presidentes de la República-, sino que también se ha extendido a quienes aparecen involucrados en procesos penales de alta connotación pública. Dos recientes casos que resultaron especialmente llamativos son las agresiones sufridas por la nuera de la Presidenta de la República, y por el empresario Andrónico Luksic, en las afueras de los tribunales de justicia, lo que constituye un atentado al estado de derecho y una violación a garantías constitucionales.

Es indispensable que el país reflexione en profundidad sobre las causas que están llevando a la expansión de este clima agresivo y sus dañinos efectos para nuestra convivencia democrática. Las causas detrás de la violencia pueden ser muy variadas, pero en el caso de ciertos grupos que han tomado como blancos de sus ataques a los que ellos consideran como representantes del establishment parece subyacer una ideología que exacerba la noción de”abuso?, y el derecho que tendrían los”abusados? de reaccionar con violencia hacia los responsables de esta situación. De esta forma, atacando al”sistema? -o a la”elite?- sería la forma de superar estas injusticias y lograr una sociedad más equitativa.

Esta perversa lógica está llevando a que pequeños grupos se arroguen el derecho a determinar a su antojo lo bueno y lo malo, y a validar reacciones violentas en contra de lo que no coincida con sus propias visiones. Se trata de una de las formas de populismo más peligrosas, porque por la vía del amedrentamiento se espera conseguir un determinado efecto político, atrofiando el derecho a que las distintas visiones que conviven en la sociedad se puedan expresar libremente.

La condena a estas formas de violencia -como se pudo ver en el caso del diputado Felipe Kast-, es un paso positivo pero insuficiente si ello no va también acompañado de una acción efectiva por parte del Estado para neutralizar a estos grupos con las propias herramientas que da el estado de derecho. Lamentablemente allí ha existido una falla ominosa, porque el Ministerio Público ha sido ineficaz para lograr que estas agresiones sean objeto de sanción, quedando en la impunidad. Varios de quienes atacaron a Kast lo hicieron a rostro descubierto, y su acción fue documentada en imágenes, por lo que sería inexplicable que no se les persiga penalmente. Se extraña también la voz del Instituto de Derechos Humanos, que siendo un organismo público ha sido incapaz de denunciar con fuerza a los grupos vandálicos.

CHILE: Preocupante clima de agresión

Con Información de la tercera

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi