CHILE: Expertos analizan la sensación de derrota en las elecciones - EntornoInteligente

Emol / SANTIAGO.- Mientras Sebastián Piñera festeja su holgado triunfo en las elecciones del domingo y el amplio respaldo ciudadano para implementar su proyecto para el país en los próximos cuatro años, su contendor, Alejandro Guillier, y quienes votaron por él, enfrenta lo amargo de la derrota.

De hecho, se ha visto cómo en estos días algunos de sus adherentes –desde políticos a personas comunes– han expresado su desazón y rabia en las redes sociales criticando con vehemencia a quienes votaron por Piñera. Incluso se han visto términos peyorativos, como “facho pobre”.

¿Qué efectos tiene la sensación de una derrota electoral y cómo se enfrenta, tanto en el candidato como en el elector? La académica del Instituto de Sociología de la U. Católica, Daniella Leal , afirma que la derrota electoral “es cruda” y “genera una sensación de frustración bastante grande, tanto personal (en el candidato) como colectiva”.

El votante puede darle una chance al ganador o ser oposición

La experta explica que el ciudadano que votó por el candidato que perdió incluso enfrenta “un pequeño duelo” . Dice que esa sensación se acentúa con el voto voluntario , ya que quienes acuden a votar es porque efectivamente se sienten más convocados por un candidato. “En un escenario donde tienes la opción de no votar, que hayas tomado una decisión a favor de uno u otro, por la razón que sea, genera un vínculo o compromiso mucho mayor, entonces enfrentar una derrota es duro, no es algo que te de lo mismo “, explica.

“En un escenario donde tienes la opción de no votar, que hayas tomado una decisión a favor de uno u otro, por la razón que sea, genera un vínculo o compromiso mucho mayor, entonces enfrentar una derrota (para el votante) es duro, no es algo que te de lo mismo” Daniella Leal, socióloga UC De todas formas, ese duelo “dependerá de qué tan involucrado esté el votante con las ideas del candidato: Quizás para alguien más activo, que hizo campaña por el candidato, va a ser un proceso más largo que para alguien que sólo simpatizaba con ciertas ideas o parte del programa”.

Afirma que, tras la derrota, el votante puede reevaluar si va a seguir comulgando con las mismas ideas del candidato que perdió y se convertirá en oposición; o bien le dará una oportunidad al ganador . “La persona puede reformularse su preferencia, ver si hay algún elemento del programa (del ganador) donde haya algún punto de contacto, o decir ‘ésta es la voluntad de la mayoría’ y darle una chance; o situarse en la oposición y ser más crítico”, señala.

Y no serían pocos quienes optan por dar esa oportunidad al otro candidato. De hecho, en los primeros meses de Gobierno, la aprobación del Presidente suele ser alta , mayor al porcentaje de votos que obtuvo en la elección. ” El ciudadano tiende a dar esa chance inicial, siempre el primer año de Gobierno es como el ‘veranito de San Juan’ y la gente está a la expectativa de si cumplió lo que dijo que iba a hacer. Después, cuando ve si está resultando o no, se puede pasar a la oposición y ponerse más crítico”, señala la socióloga.

¿Y el candidato? “Ver sangrar la herida” y analizar la derrota “en frío”

En tanto, en el caso del candidato derrotado, el psicólogo deportivo del equipo de fútbol Universidad de Chile, Eugenio Lizama , afirma que “la derrota siempre es difícil de manejar”, ya que el competidor tiene una cierta “expectativa” de poder ganar. “En el deporte, uno fija un objetivo, reúne los instrumentos y se forma la expectativa, lo que uno espera obtener, y apuesta por eso, invierte recursos, tiempo, energía. Seguramente, el equipo del candidato también analizó todos los factores que podían llevarlo a la meta y tenía un cálculo de las posibilidades de ganar”. Por eso, dice que “debe ser fuerte el manejo de la derrota”.

“La persona puede reformularse su preferencia, ver si hay algún elemento del programa (del ganador) con algún punto de contacto, o decir ‘ésta es la voluntad de la mayoría’ y darle una chance; o situarse en la oposición” Daniella Leal, socióloga UC Dice que, al menos en el deporte, “lo primero es vivir y sufrir la derrota tal como es” . “Ver llorar a un atleta no es negativo, al contrario, está procesando la caída, es como reconocer la herida y que sangre un poco”, afirma.

Señala que el tiempo que dure ese “duelo” depende de cada persona, desde un par de semanas a un par de meses, y que puede ser útil tomarse un periodo de desconexión. “Al final, todas las personas necesitamos la base que es casi siempre la misma: sentir un feedback positivo con las personas que nos rodean y encontrarle un sentido a lo que hacemos cada día”.

Tras esto, dice que es clave analizar la derrota “en frío” . “Después de ese momento de shock, de bajón, se analizan todas las cosas que llevaron a perder, qué falló, qué es lo que uno no repetiría y qué mejoraría del proceso, se busca el aprendizaje. Hay errores que pueden ser de preparación, de puesta en escena o, simplemente, que no se estuvo a la altura del oponente”, explica.

Finalmente, la tercera etapa es decidir si se embarca o no en un nuevo proyecto. “Ahí uno evalúa, si lo que puedo mejorar aumenta las probabilidades de ser competitivo para la próxima vez, y ahí uno decide si intentarlo de nuevo o no, y armar un nuevo proyecto”.

En la misma línea, Daniella Leal, señala que ” lo más sensato es hacer una reflexión de qué fue lo que pudo haber salido mal y eso viene aparejado con una autocrítica personal y del equipo que trabajó para esa candidatura. Obviamente, hay un grado de frustración grande, pero también tiene que haber una etapa reflexiva en la cual se revisen los procedimientos”. CHILE: Expertos analizan la sensación de derrota en las elecciones

Con Información de Emol

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi