Brasil es un rival especial para Argentina en el 1er cruce del Mundial de Baloncesto - EntornoInteligente

Diario Libre / MADRID.-   Andrés Nocioni, alero de la selección argentina y reciente fichaje del Real Madrid, definió a Brasil como “un rival especial”, para añadir que “están jugando un buen baloncesto” y que confiaba en “tener un buen día”. “Están jugando un gran baloncesto. Es su mejor año y deberemos hacer muchísimo para derrotarles, ojalá tengamos un buen día”, dijo. ‘Chapu’ Nocioni no quiso poner excusas a la derrota ante Grecia, en el último partido de la primera fase, que les privó de haber sido primeros de grupo. “Grecia fue mejor que nosotros y no alcanzamos el primer puesto del grupo que era nuestro objetivo. No tuvimos solidez en defensa en el primer cuarto y tampoco tuvimos una buena circulación de balón en ataque, que es lo que nos da vida”, apuntó. “De todas formas, conseguimos lo que queríamos, no ser cuartos para evitar a España en el primer cruce. Ahora tenemos un partido complicadísimo contra Brasil, pero de haber sido primeros tampoco lo tendríamos fácil. Buscando una perspectiva optimista, al menos evitamos al local en un hipotético pase a cuartos”, añadió Nocioni. De vuelta al partido contra Brasil, comentó que “hay que jugar fuerte, tener defensa y dominar los tableros”. “Creo que son favoritos, pero ojalá que nosotros tengamos un buen día”, finalizó Andrés Nocioni.

Calidad y experiencia internacional

Argentina aúna calidad y experiencia internacional, aunque las ausencias de Manu Ginobili y Carlos Delfino han disminuido notablemente sus recursos en el perímetro y acortado la profundidad de su banquillo.

La selección de Argentina es todo un clásico de las competiciones internacionales. Su generación del 80 con Luis Scola a la cabeza, arropada por otros jugadores casi coetáneos ha brillado en los últimos diez años.

Scola, Andres ‘Chapu’ Nocioni y Pablo Prigioni comandan este equipo en el que se echa en falta la inmensa calidad de Manu Ginobili y Carlos Delfino, ausentes por lesión.

La vuelta de Walter Hermann, el trabajo de Leo Gutiérrez y la creciente importancia de Facundo Campazzo y Nicolás Laprovittola, junto a la sempiterna competitividad de los argentinos dotan al entrenador Julio Lamas de armas suficientes para hacer frente a cualquier equipo.

Tres victorias y dos derrotas en la primera fase, le permiten llegar a octavos de final con aspiraciones. 

Con Información de Diario Libre

Entornointeligente.com