En la nueva junta directiva por elegir de la Bolsa de Valores de Caracas se quiere repetir la historia de colocar de nuevo a "los zamuros" a cuidar "la carne"...
Publicado por Reporte el Miercoles, 15 de Abril del 2009
Esta noticia ha sido leída 6 veces
La cuartarepublicana, pero vigente Ley de Mercado de Capitales de 1998, que aún no ha sido, ni será reformada en la Revolución Bolivariana, establece en su Artículo 4, que los miembros del Directorio de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y sus suplentes, deberán ser venezolanos, de reconocida probidad, formación profesional y experiencia en asuntos financieros, económicos o mercantiles, agregando en su ordinales que no podrán desempeñar estos cargos los fraudulentos, los quebradores de empresas, los ladrones del Fisco Nacional, los drogadictos, los condenados al infierno y los políticos de oficio en ejercicio, así como tampoco podrán ser miembro del directorio de la CNV según el ordinal 5 del citado Articulo: "Los funcionarios, directores o empleados de bancos o instituciones financieras privadas, así como de cualesquiera de las personas sujetas al control de la Comisión Nacional de Valores, por lo menos, después de un (1) año de estar separados de sus funciones" (Resaltado Nuestro), esto lógicamente incluye a los directores con sus respectivos suplentes de la Bolsa de Valores de Caracas (BVC), porque la misma es fiscalizada por la Comisión. Chequera mata galán Pero en todo caso que exista duda alguna al respeto de lo anterior, o que exista una mala interpretación de la clara Ley, el artículo 9 ejusdem, referido a las atribuciones y deberes del Directorio de la CNV, sostiene en su ordinal 29 que una de tales funciones es: Supervisar las Bolsas de Valores con la finalidad de proteger el interés público, aquí la chequera mata a galán. Todo esto significa con pelos y señales, que ningún directivo, de ninguna Bolsa de Valores en Venezuela, debe estar en el Directorio de la CNV!; la razón es simple. En el mundo bursátil la información confidencial o privilegiada es determinante, así las cosas, la negociación de productos estandarizados, sean éstos de naturaleza agrícola, financiera, mercaderías o bienes inmuebles, y en su diversas modalidades desde bonos, acciones hasta papeles de tipo toalet, deben ser autorizados por la CNV, y quien sepa de eso de antemano, pica adelante sobre los demás. Esa es la razón por la cual ¡los zamuros no pueden cuidar la carne!, algo que sabían de antemano los adecos y copeyanos quienes aprobaron dicha Ley. Víctor Julio Flores Roja Hace dos años las ansias de poder del actual presidente de la BVC, Víctor Julio Flores Rojas, hizo caso omiso a esta Ley, que está en la mesmésima pagina web de la Comisión nacional de Valores, permitiendo que quien era, y todavía lo es, director principal de la CNV, Mario Dickson, ocupara, y todavía lo ocupa, el cargo también de director suplente de la BVC, quien es una persona sujeta bajo el control de la Comisión, es decir, es el zamuro que ha cuidado la carne en los dos últimos años para Flores Rojas, suerte también de pagarse y darse el vuelto, todo esto en franca complicidad con el Ministerio de Economía y Finanzas y el Banco Central como siempre. Pareciera ser el caso también de un tal José Castro Silva, actual director suplente de la CNV que al mismo tiempo especulamos nosotros, se desempeña como actual director principal de la BVC, por el parecido de sus nombres. En aquella elección, el actual presidente del corro capitalino le importó todo esto un pepino, como nuevamente le importa ahora. Lo importante para él, como hace dos años, mas que cumplir con la Ley, era llegar a la presidencia de la BVC, y ¡si para eso había que comprar o vender necesariamente "papeles toilettes sucios", no había problema, el se tragaba el olor!