CHILE: La ley del hielo
 Inicio > Negocios | Publicado el Viernes, 12 de Enero del 2018
CHILE: La ley del hielo
Noticias Relacionadas: AquíAntárticaCuandoPeroMucho

Esta noticia ha sido leída 121 veces
CHILE: La ley del hielo

la tercera / "No voy a poder olvidar nunca el jueves 19 de enero de 2017. Ese d√≠a, en la ma√Īana, naci√≥ la Maite, mi √ļnica hija. Cuando eso ocurri√≥, cuando mi esposa Yesenia la tuvo por ces√°rea en el hospital naval de Talcahuano, yo estaba lejos. Demasiado lejos.

Casi dos meses antes yo me había instalado en la Antártica, como el nuevo meteorólogo de la base naval Arturo Prat. Cuando mi hija nació, a mí todavía me quedaban 11 meses más en este lugar al fin del mundo. No me imaginaba entonces, porque no podía dimensionar algo que nunca había experimentado, lo duro que iba a ser conocerla sólo a través de fotos enviadas por celular. Verla crecer, mes a mes, sólo a través de videollamadas de WhatsApp.

Recuerdo perfecto el día de su nacimiento.

Mi cu√Īado me hab√≠a avisado antes de las ocho de la ma√Īana que mi se√Īora se hab√≠a ido al hospital. Aqu√≠ en la base ant√°rtica hab√≠a mucho movimiento esa ma√Īana. Estaba de visita un buque argentino. Como hab√≠a tanta gente, la conexi√≥n a internet era lent√≠sima y eso a m√≠ me ten√≠a desesperado.

Además, me tocó salir a recibir un helicóptero. Todo, mientras seguía sin noticias desde Talcahuano.

Cuando regres√© a la base, apenas pude, me conect√© al WhatsApp. Ah√≠ vi la foto. La imagen de mi hija reci√©n nacida. Tan peque√Īa, a√ļn morada. Fue super heavy. Entonces me fui a mi camarote y all√≠, absolutamente solo, me puse a llorar. Eran las 11 de la ma√Īana".

*** "Yo soy de Chill√°n. El tercero de cuatro hermanos. Mi mam√° es due√Īa de casa; mi pap√° ha sido toda su vida garz√≥n en un restaurante. Nunca me imagin√© que yo iba a ser marino. Nac√≠ y crec√≠ en una ciudad que ni siquiera es costera. En mi familia no hab√≠an uniformados. Supe de la Armada cuando estaba terminando el colegio, porque unos marinos nos fueron a dar una charla. Vi all√≠ una oportunidad. La universidad no era una opci√≥n para m√≠: aunque era super buen alumno, mi familia no pod√≠a pagarla. As√≠ que entr√© a la Escuela de Grumetes, en la isla Quiriquina, que es gratuita. Sal√≠ con la especialidad de meteorolog√≠a.

En la Armada conoc√≠ a mi mujer, Yesenia Valderrama, quien tambi√©n es marino. Nos casamos, nos instalamos en Talcahuano. Entonces empec√© a pensar en la posibilidad de irme a la Ant√°rtica. Es un tremendo desaf√≠o para un meteor√≥logo, el mejor lugar donde uno puede capacitarse profesionalmente. As√≠ que postul√©. En medio de eso, mi esposa perdi√≥ un embarazo, lo cual nos golpe√≥ muy duro a los dos. Me hab√≠a casi olvidado de la postulaci√≥n ant√°rtica, cuando a fines de ese a√Īo, el 2015, me llaman para decirme que qued√© seleccionado. Lo hab√≠a logrado al primer intento.

Fui incluido dentro del grupo de los nueve marinos que partir√≠an a fines de 2016 y empezamos a prepararnos un a√Īo antes. Para eso, con mi mujer tuvimos que trasladarnos a Valpara√≠so.

Cuando me estaba preparando, Yesenia me contó que estaba embarazada otra vez. Sentí miedo. Si de nuevo las cosas iban mal, ella tendría que pasar sola la pena de una pérdida mientras yo me iba a la Antártica. Terrible. Si las cosas iban bien, también era complicado: el bebé nacería cuando yo estuviera lejos, porque a la Antártica los marinos nos venimos solos, sin familia. Mi mujer me tranquilizó. Me dijo que le diera no más para adelante, que un marino siempre debe cumplir con su deber.

Me vine a la Ant√°rtica a fines de noviembre de 2016. Mi esposa ten√≠a siete meses de embarazo. Ya sab√≠amos que ser√≠a una ni√Īa. Ya sab√≠amos que se iba a llamar Maite".

*** "En lo profesional, ha sido una experiencia impecable, pura ganancia, porque se aprende mucho. La Antártica es uno de los lugares más ricos para hacer meteorología. Era de los pocos que siempre estaba autorizado a salir afuera, porque había que entregar informes meteorológicos cada tres horas y uno glaciológico una vez a la semana. Hasta tuve que aprender a manejar moto de nieve para movilizarme. Prácticamente todas las decisiones que se toman aquí en la base dependen del clima, que es muy cambiante, y de lo que el meteorólogo aconseje. Es un trabajo intenso, muy bueno para el currículum.

Pero quedarse s√≥lo en eso puede parecer muy mezquino. Porque hay costos. El mayor es el personal. Lo m√°s dif√≠cil de un a√Īo en la Ant√°rtica es estar lejos de la familia.

La soledad aqu√≠ es inmensa. Es tambi√©n distinta, porque est√°s absolutamente desconectado de todo, del d√≠a a d√≠a. Cuando m√°s joven yo experiment√© otras soledades, como cuando me fui a los 17 a√Īos de mi casa en Chill√°n a la Escuela de Grumetes en Talcahuano. Pero no es lo mismo. Esa vez yo estaba lejos de mi familia, pero armando otra vida, en contacto con mucha gente, conectado al mundo. En la Ant√°rtica no: aqu√≠ la soledad s√≠ que es soledad. Con d√≠as de vientos, encerrados en la base sin poder salir. Con mucho silencio. A veces te acostabas y lo √ļnico que o√≠as era el generador de la electricidad.

Nada m√°s.

Es una soledad extrema. Eso te obliga a estar contigo mismo, y te acostumbras a eso. Tienes tiempo de calidad para estar solo y para pensar en ti. Haces balances de tu vida. Te conoces mejor. Yo cumpl√≠ mis 30 a√Īos aqu√≠ en la Ant√°rtica, y me hice una revisi√≥n completa. Gracias a Dios tengo pocas cosas de que arrepentirme.

Pero a veces me bajaba la culpa.

Yo le cargu√© harto trabajo a mi se√Īora al venirme para ac√°. Le ha tocado mucho m√°s duro a ella de lo que me ha tocado a m√≠. Es complicado sentir la carga que le dej√©. Me sent√≠ p√©simo por eso. Como la vez que ella tuvo que salir de madrugada al hospital porque se enferm√≥ mi hija. Eso me angustiaba, pero yo le hab√≠a dicho que ella siempre me ten√≠a que contar lo que le pasaba, aunque yo no pudiera ayudarla en nada. Era una manera de que se sintiera menos sola.

Nunca le cont√© mucho las cosas que nosotros hacemos ac√°. Porque aqu√≠ en la base los nueve marinos trabaj√°bamos harto, pero tambi√©n hacemos actividades de esparcimiento, de camarader√≠a, para acompa√Īarnos. Asados, grabar videos, celebrar cumplea√Īos. Mis compa√Īeros se lo contaban a sus familias. Yo no. Si mi mujer estaba en una situaci√≥n dif√≠cil, ¬Ņc√≥mo iba a contarle que yo ten√≠a tiempo para dormir, para ir al gimnasio, al sauna? Me sent√≠a ego√≠sta.

Ella nunca se quejó. Era yo quien tenía esa sensación de estar en falta. Me pasaba la cuenta yo solo. Cuando el comisario es uno mismo, no hay para dónde arrancar".

*** "De un a√Īo en la Ant√°rtica, el invierno es la temporada m√°s dif√≠cil. Es m√°s extremo que en cualquier otro lugar del mundo. Hay escasa luz natural. Muchas veces el viento no te deja salir afuera. Pas√°bamos semanas encerrados.

El viento m√°s fuerte que registramos en el invierno, y en todo el a√Īo, fue de 207 nudos, que equivale a 380 kil√≥metros por hora. Eso es lo m√°ximo que puede registrar el sensor, as√≠ que incluso pienso que puede haber sido m√°s.

Hay d√≠as en que la visibilidad afuera no es m√°s de 10 metros. Y la temperatura desciende mucho. La m√°s baja fue de -17,8 grados. La sensaci√≥n t√©rmica, considerando el viento, fue mucho m√°s baja a√ļn.

Pese a todo, m√°s all√° de las dificultades, el paisaje es majestuoso. Imponente, espectacular, sorpresivamente lleno monta√Īas. De tanto mirarlo, te conviertes en un experto en distinguir los distintos blancos que hay en la Ant√°rtica, que son muchos. Est√° el blanco de la nieve que est√° virgen, el blanco de la que ya ha sido pisada, el blanco de cuando una nube se refleja en la nieve, el blanco del hielo... El ojo se agudiza.

Lo mismo el cuerpo. Te vas acostumbrando al frío. En los meses finales de tu estadía aquí te abrigas muchísimo menos que cuando llegaste. Debe ser también porque uno también es otro. Se mantiene lo esencial, claro; pero atesoras mucho más la vida".

*** "Antes de venirme yo dec√≠a que era sicol√≥gicamente fuerte. Pero debo reconocer que aqu√≠ hubo momentos de flaqueza; varias veces sent√≠ que se me torc√≠an las piernas. Sobre todo cuando pensaba en mi Maite. Ella ya casi tiene un a√Īo y a√ļn no la he tenido en brazos, no s√© c√≥mo es la suavidad de su piel ni su olor. Quiero creer que conozco a mi hija, pero lo cierto es que no la conozco.

Un embarazo dura nueve meses y termina cuando te encuentras de frente con tu hijo. Pero para m√≠ ha sido como un embarazo de casi dos a√Īos, que reci√©n tendr√° fin cuando regrese a casa y abrace a mi hija. So√Ī√© muchas veces con ella en estos meses. La ve√≠a m√°s grande, de tres o cuatro a√Īos. Igual raro. Yo lloraba en el sue√Īo.

Me han dicho que mi voz no le es extra√Īa. Tampoco mi cara. Todos mis d√≠as en la Ant√°rtica he hablado por videollamada con mi mujer y mi hija. Hasta yo me echo tallas pensando que para la Maite su pap√° hasta ahora es un celular. Ahora que me falta tan poco para volver he sentido ansiedad. Estoy como en los √ļltimos 50 metros de la carrera, casi llegando. Parezco un le√≥n enjaulado.

Pero pasa algo curioso tambi√©n. No s√≥lo no me arrepiento de haber venido, sino que al partir de la Ant√°rtica, que durante un a√Īo fue mi casa, siento tambi√©n que algo m√≠o se queda aqu√≠. No s√© bien qu√© es lo que dejo, pero lo siento.

Alg√ļn d√≠a espero saber qu√© es y tener la oportunidad de venir a buscarlo".

Daniel De la Fuente.

CHILE: La ley del hielo

Con Información de la tercera

http://entornointeligente.com/articulo/3768356/CHILE-La-ley-del-hielo-12012018

Síguenos en Twitter @entornoi

Para mas información visite: EntornoInteligente.com


www.flashautolease.com the best way to buy or lease a car
http://www.flashautolease.com







Destacadas

Francisco Velasquez Distrito solicitar√° que consulta taurina se realice a la par con elecciones de marzo
Tomas Elias Gonzalez Benitez COLOMBIA: Venezuela celebrar√° elecciones presidenciales antes del 30 de abril
Francisco Velasquez Distrito pedirá que la consulta taurina se realice junto a las elecciones de marzo
Francisco Velasquez Canadá apoya las sanciones de la UE: La comunidad internacional no tolerará más abusos del régimen de Maduro
Francisco Velasquez Paraguay: En Venezuela el mejor camino son elecciones limpias
Tomas Gonzalez ANC convoca a Presidenciales antes del 30 de abril
Victor Gill Maduro afirma que esta listo para ser candidato presidencial
Francisco Velasquez Capriles: Si dejan al pueblo elegir este Gobierno se va
Tomas Elias Gonzalez Benitez Gobierno de Colombia retiró a su embajador en Venezuela
Tomas Gonzalez Cantv restituyó servicios de telefonía e Internet en La Victoria
Francisco Velasquez Diosdado se adelanta y asoma nuevo candidato chavista
Francisco Javier Velasquez Nace tercera hija de Leopoldo López y Lilian Tintori: Federica Antonieta

La Radio del Sur / El lunes fue capturada una banda que generó un sabotaje al sistema eléctrico el domingo en el estado Vargas, informó el gobernador de la entidad, Jorge...


Los Tiempos / Luciendo su ic√≥nico vestido rojo de lunares blancos, un enorme lazo en la cabeza y unos zapatos amarillos, el personaje de dibujos animados fue homenajeado 40 a√Īos despu√©s...


O Minist√©rio da Sa√ļde comunicou nesta ter√ßa-feira (23) que t√©cnicos da Organiza√ß√£o Mundial da Sa√ļde (OMS) chegar√£o ao Brasil na pr√≥xima segunda-feira (29) com o objetivo de acompanhar o fracionamento...


Em Porto Alegre (RS), cidade que os milhares de militantes já batizaram de "capital de Democracia", os incidentes que surgem são suspeitos. Os governos - estadual de José Ivo Sartori...

ATENCION: TODOS LOS CONTENIDOS PUBLICADOS EN ESTE SITE SON PROPIEDAD DE SUS RESPECTIVOS DUENOS, ENTORNOINTELIGENTE NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS CONTENIDOS DE TERCEROS. CADA NOTICIA ESTA ASOCIADA AL MEDIO DE ORIGEN.
LOS AVISOS DE GOOGLE SON PROPIEDAD DE GOOGLE Y EN NINGUN MOMENTO GUARDAN RELACION CON LA LINEA EDITORIAL DEL PORTAL ENTORNOINTELIGENTE.COM