ARGENTINA: Voraz inflación: 100 pesos de hoy rinden como 10 de 1999 - EntornoInteligente

La Nacion / El poder de compra de un billete de 100 pesos actual equivale al de uno de 10 pesos de 1999 debido a la erosión que sufrió el poder adquisitivo promedio en ese período por la sostenida inflación. El cálculo lo hizo la consultora Ecolatina en un informe difundido ayer en el que afirma que virtualmente se le ha sacado “un cero al poder de compra del peso”.

La firma, fundada por el ex ministro Roberto Lavagna y hoy dirigida por su hijo Marco y por Santiago Paz, sostiene que el poder de compra del billete de $ 100 es comparable al que tenía uno de $ 10 hace 15 años, ya que ronda el 10 por ciento.

“En 1999 se necesitaban cerca de $ 60 para comprar una canasta básica alimentaria (CBA), es decir, una sexta parte del billete, mientras que hoy esa canasta cuesta $ 1070 pesos, casi once billetes de 100”, insiste, antes de ocuparse de las distorsiones que esta situación provoca, ya que, vale recordarlo, el billete de $ 100 es el de mayor denominación de la moneda local.

Y advierte que “realizar transacciones cotidianas con billetes de bajo poder de compra dificulta las operaciones y genera costos innecesarios a los ciudadanos y las empresas”.

Un claro ejemplo de la falta de denominación más grande está en los cajeros automáticos, que hasta hace unos años expendían billetes de 10, 20 y 50 pesos. “Ahora es casi imposible obtener cambio, ya que los bancos prefieren cargar las celdas donde van las unidades, que pueden ser cuatro u ocho por cajero, sólo con billetes de 100 pesos porque, de lo contrario, tienen que estar recargándolos muchas veces en el día”.

Según cifras que se manejan en los bancos, la extracción promedio en la Argentina ya supera los 15 billetes, mientras en el resto del mundo es de solamente cuatro. Esto ocurre porque el más grande es el de $ 100 y el Gobierno se niega a imprimir uno de mayor denominación en un intento más de ocultar los costos de convivir con una inflación elevada y persistente.

Un grande que quedó chico “Un billete de máxima denominación con tan poco poder de compra no sólo es incómodo de usar, sino que también implica un peso sobre las arcas públicas”, señala el trabajo. “Desde 2007 hasta hoy se gastaron más de $ 7000 millones (a valor actual) en impresión de billetes y monedas, gasto que podría haber sido mucho menor si tuviéramos billetes mayores”, agrega. Por el contrario, lo que el Gobierno hizo fue concentrarse especialmente en billetes de $ 100, al punto de que hoy en día más del 62% de los billetes en circulación ya son de esta denominación.

Al reparar sobre el deterioro en el poder de compra detalla que con $ 100 de ahora se compran sólo $ 6,25 de alimentos y bebidas de hace 14 años; $ 9,52 de indumentaria; $ 10,33 de servicios de educación; $ 11,39 de esparcimiento; $ 11,50, de otros bienes y servicios; $ 12,47 de salud; $ 14,34, en transporte y comunicaciones; $ 14,72 en equipamiento y mantenimiento del Hogar y $ 15,78 en vivienda y servicios básicos (ver infografía). .

Con Información de La Nacion