ARGENTINA: Un matemático en la arena política - EntornoInteligente

La Nacion / Uno de los datos más llamativos que arrojaron las recientes elecciones legislativas francesas, más allá del triunfo resonante del partido creado hace un año por Emmanuel Macron (el 50% de cuyos candidatos fueron mujeres), es la incorporación de un matemático a la Asamblea Nacional. En su distrito, Saclay, donde se encuentra uno de los más importantes nodos de investigación de su país, Cédric Villani obtuvo más del 69% de los votos.

El ingreso a la arena política de este profesor de la Universidad de Lyon y director del Instituto Henri Poincaré no pasó desapercibido para las revistas científicas. Villani, todo un personaje de la escena pública, no sólo es matemático, sino además ganador en 2010 de la Medalla Fields, el máximo honor al que puede aspirar un cultor de la madre de las ciencias, que a diferencia del Nobel se entrega cada cuatro años por contribuciones sobresalientes realizadas ¡antes de los cuarenta!

En agosto de 2012, Villani estuvo en Buenos Aires. Con su aspecto a lo lord Byron (raya al medio y melena cuadrada hasta los hombros, imponente moño de seda en lugar de corbata y gran araña de piedras preciosas en la solapa), se prestó a numerosas entrevistas en la embajada de Francia. Es más, no dudó en intercambiar roles y ponerse él mismo a preguntar sobre hechos que despertaban su interés.

Enseguida advertimos que se trataba de una figura desconcertante, lejos de la imagen popular del matemático como una especie de “inepto social”. Padre de dos hijos, es un gran conversador, se las arregla de maravillas para eludir los tecnicismos y se mantiene muy al tanto de los asuntos mundanos.

A pesar de que, como contó a The Guardian, hasta los 18 años era tan tímido que sus profesores no le conocían la voz, ahora le encanta interactuar con personas ajenas a su disciplina. Dio dos charlas TEDx y es autor de Birth of a Theorem: A Mathematical Adventure (El nacimiento de un teorema: una aventura matemática), un libro para todo público que escribió sobre su trabajo en la descripción matemática del comportamiento de partículas subatómicas en un plasma, un gas que se calienta mucho y en el que en ciertas condiciones los electrones se separan del núcleo atómico. Son 44 capítulos cortos en los que retrata “lo estimulante que es la vida de un matemático” y reúne su correspondencia con un estudiante y colaborador, Clément Mouhot, las ideas que surgen en mitad de la noche… y largos párrafos de la demostración misma, algunos tan complejos que ni siquiera los profesionales pueden entenderlos. Lo justifica diciendo que “apreciar un teorema es como mirar un episodio de Columbo : la línea de razonamiento por el cual el detective resuelve el misterio es más importante que la identidad del asesino”.

Más allá de sus excentricidades, durante su visita a Buenos Aires también hizo ver que tiene “los pies en la tierra”. “Es verdad que conciliar la vida personal y profesional siempre es una tarea ardua para el científico, porque uno tiene que concentrarse en un tema y también llevar a los chicos a la escuela, bañar al bebe y todo eso -comentó-. Hace doscientos años, los grandes compositores tenían servicio doméstico y mujeres que se dedicaban a la casa y la familia, pero ahora todo eso se acabó. [En el libro] cuento cómo empiezo a demostrar un teorema, tengo momentos de esperanza y de desesperación, me ocupo de los chicos y al final lo resuelvo. Es una gimnasia que hay que practicar.”

En sus investigaciones, Villani desarrolla ecuaciones partiendo de una situación idealizada y apelando solamente al razonamiento lógico. Ahora tendrá oportunidad de aplicar ese entrenamiento a la política. No es poco, si se tiene en cuenta que se trata de un ámbito en el que con demasiada frecuencia lo que falta es precisamente pensamiento científico: lógica y razonamiento basado en la evidencia…

LA NACION Opinión ARGENTINA: Un matemático en la arena política

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi