ARGENTINA: Sentido y objetivos del acuerdo firmado en la cumbre del clima de París - EntornoInteligente

El Clarín / El Acuerdo de París es un mecanismo voluntario para la reducción de emisión de los gases que están cambiando el clima a escala planetaria. Su objetivo explícito es detener el aumento de la temperatura a “muy por debajo de los 2 grados” respecto de la era pre-industrial, es decir, de cuando se inventó el motor de combustión con el cual modificamos la atmósfera. Este fue el puntapié inicial de lo que se supone será una economía descarbonizada, una transición que empezaron a recorrer ya todos los países, incluyendo a los Estados Unidos.

El acuerdo se firmó en diciembre de 2016, después de largos años de infructuosas negociaciones, ya que es muy difícil compatibilizar bajo un mismo paraguas los intereses de países petroleros como Arabia Saudita, y naciones que quedarán debajo del agua, como Tuvalú o las Islas Marshall. Lo que permitió destrabar este dilema fue lo que está en el corazón de este tratado: que ningún país obliga a otro a hacer lo que no quiere. Por eso, cada uno presentó sus propias metas de recorte de emisiones y las calculó con la metodología que quiso.

Mucha gente que critica este acuerdo dice que no es lo suficientemente ambicioso y que no tiene dientes. Y en una de ésas es verdad: no hay un tribunal internacional que condene al que no cumpla sus objetivos, sobre todo, si el que infringe la letra del tratado es un país como EE.UU. o para el que se aleje de lo que prometió. Digamos que es más una cuestión moral que real.

El problema de París es que la suma de contribuciones voluntarias no alcanza para detener el alza de la temperatura en el objetivo declamado. Aún si se cumplieran todas al pie de la letra, el calentamiento superaría los 3 grados. Esto ya se sabía mientras se negociaba el pacto. Por eso, los países deberán presentar en los próximos años un objetivo mejorado al que se comprometieron en 2016. Esto significa que, en definitiva, deberemos dejar más rápido los combustibles fósiles.

Durante las negociaciones, se tuvo muy en cuenta la experiencia de Kyoto, un tratado que Al Gore ayudó a cerrar cuando era vicepresidente y que después George W. Bush pateó sin temblar. Ésa es otra de las razones por las cuales no hay metas obligatorias: lo que estaba en la mente de todos era poder atravesar el Congreso de los Estados Unidos, donde todavía reinan mentes obtusas.

Como no todo el mundo puede hacer la transición energética al mismo ritmo, los países que más afectaron su atmósfera con su actividad económica (los más desarrollados) se comprometían a aportar a un fondo para asistir a los más débiles. Éste es uno de los aspectos en donde más va a influir la decisión de Donald Trump de alejarse del Acuerdo de París.

Los efectos del cambio climático ya son visibles en todo el mundo, y por eso, hubo un sentido de urgencia en París, que es la mejor garantía de que este tratado siga en vigencia. China y la India, que son dos de los países más contaminantes del planeta, han entendido con creces que deben dejar el carbón porque quienes sufrirán con él son sus propios pueblos. Y ya están superando sus propias metas, según señalan distintos organismos internacionales. Son un ejemplo para todos, incluso, para nosotros. Estados Unidos, en cambio, queda en la columna de la vergüenza. ARGENTINA: Sentido y objetivos del acuerdo firmado en la cumbre del clima de París

Con Información de El Clarín

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en EntornoInteligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.