ARGENTINA: Lluvia de balas en el robo a un banco en pleno centro de Bernal - EntornoInteligente

La Nacion / Armados con fusiles FAL, ametralladoras y pistolas calibre 9 mm, siete delincuentes irrumpieron en la antesala de la sucursal Bernal del banco Comafi y, luego de romper los vidrios del frente de la entidad con una pesada maza, se apoderaron de $ 1.600.000 que los empleados de la entidad preparaban para cargar en los dos cajeros automáticos. Cuando salían del banco se enfrentaron a tiros con dos policías, que recorrían la zona a pie. En ese momento, el centro de Bernal se convirtió en territorio de guerra. Hubo por lo menos 40 balazos y una persecución que terminó con uno de los ladrones muerto y seis prófugos. De milagro no fue una masacre por la cantidad de gente que circula por el lugar.

Según relataron testigos y fuentes policiales, el violento hecho ocurrió a las 16, cuando la sucursal estaba cerrada y los empleados de la entidad habían retirado el dinero del tesoro, y terminaron de cargar los ocho cartuchos con $ 200.000 cada uno para los dos cajeros automáticos que funcionan en la entidad.

Entonces se produjeron dos estallidos de los vidrios del frente de la sucursal que conmocionaron a los empleados. Cuando levantaron la vista, se encontraron con que por lo menos cinco delincuentes estaban dentro del recinto de los cajeros automáticos apuntándolos con ametralladoras, fusiles y pistolas. La escena quedó grabada por las cámaras de seguridad del banco, cuyas imágenes estaban anoche en poder la fiscalía de Quilmes.

El estruendo de la rotura de los vidrios con una maza de 10 kg fueron oídos por dos policías de la comisaría 2a. de Bernal, que recorrían la zona a pie, e interceptaron a los delincuentes cuando salían del banco. Así comenzó un tiroteo en el que, según los testigos, se dispararon más de 40 balazos.

Video:  Violento tiroteo en Bernal (TN)  

Mientras cubrían la huida a los tiros, los delincuentes, que superaban en número y poder de fuego a los dos policías, lograron abordar los tres vehículos en los que los esperaban sus cómplices y que estaban estacionados a diez metros del banco, en Belgrano y Castro Barros.

  La maza de 10 kilos con la que los asaltantes rompieron los vidrios del banco y luego abandonaron. Foto: Twitter / Perspectiva Sur  

En esos diez metros, los delincuentes perdieron más de la mitad del botín. Frente a la casa de rejas verdes situada al lado de la entidad perdieron dos cartuchos con $ 400.000. Un poco más adelante y cerca de la esquina, abandonaron otras tres cajas de lata con $ 600.000. Del botín inicial, a raíz de la resistencia de los dos policías de a pie que los interceptaron, los delincuentes lograron huir con $ 600.000.

En medio de los balazos y los vidrios de los automóviles estacionados que estallaban, caminaba mucha gente por dicha esquina, debido a que se trata de una zona comercial y porque funcionan tres colegios en dos manzanas.

 

Uno de los policías siguió disparando contra los vehículos de los delincuentes que tomaron por Castro Barros, un estrecho pasaje que se corta a 200 metros y por el que apenas puede circular un automóvil.

El ladrón que conducía el Fiat Cubo rojo que había quedado en la retaguardia de la caravana de vehículos fue herido en la espalda por uno de los proyectiles policiales. Esto provocó que el malviviente perdiera el control del rodado, subiera al cordón, volcara y se arrastrara unos metros sobre su lateral izquierdo, hasta que chocó contra una columna de alumbrado antes del cruce con la calle Lavalle.

Allí, los asaltantes que iban en el Fiat Cubo abandonaron a su cómplice, de 51 años, con domicilio en la zona de Moreno y con varias causas penales por robo a mano armada, y abordaron los otros dos Volkswagen Vento, uno azul y otro gris con los que continuaron la huida hacia la avenida Dardo Rocha .

Frente al banco quedaron decenas de vainas servidas disparadas por las armas de guerra de los delincuentes: una ametralladora Ingram, una pistola automática y la maza de 10 kg. Los dos VW Vento, que tenían pedido de secuestro y que fueron robados horas antes del asalto, fueron hallados cerca de la zona conocida como el Triángulo de Bernal. .

Con Información de La Nacion