ARGENTINA: Del kale al mamón, el colorido festival de frutas y verduras que ofrece el verano - EntornoInteligente

Infobae / Los argentinos consumen sólo dos porciones de frutas y verduras por día en promedio (Getty Images) Por Graciela Gioberchio

Diciembre es el mes más emblemático de la producción de frutas y verduras porque ofrece variedad, cantidad, calidad, sabor, textura y color. Es la época en la que abundan los pimientos, las berenjenas, los zucchinis, las frutas de carozo, la sandía, el melón y tendencias nuevas como el kale, una variedad de hoja verde de moda en los restaurantes, y el mamón, también conocida como papaya, que tiene importantes propiedades digestivas y curativas.

La contracara de esta opulencia vegetal es que los argentinos consumen muy pocas frutas y verduras: apenas 2 porciones diarias cuando la recomendación mínima sugiere que sean 5, equivalente a los 400 gramos mínimos diarios que aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes y equilibrar el peso corporal, entre otros beneficios para la salud.

Con el propósito de modificar estos hábitos de consumo, cada mes la campaña #MasFrutasyVerduras promueve la incorporación de alimentos de origen vegetal en los platos de todos los días a través de la difusión, sobre todo en las redes sociales, de un conjunto de acciones, ferias, cursos, información sobre cultivos provinciales, consejos de conservación y recetas para hacer licuados, ensaladas, rellenos, guarniciones, postres y tortas, entre otras variadas opciones. La iniciativa toma más fuerza en verano, cuando las altas temperaturas requieren mantenerse hidratado con el consumo de agua, frutas y verduras.

En diálogo con Infobae , Mariano Winograd, consultor frutihortícola e impulsor de la asociación “5 al día”, repasó la oferta del verano. “Hay abundancia de frutas de carozo en sus distintas variedades: durazno, damasco, pelón, ciruela, cereza. También sandía, melón y una interesante oferta de frutos tropicales que se cultivan en el norte del país: mamón o papaya -que los argentinos conocieron en los desayunos que sirven en Brasil -, maracuyá, mango, ananá, piña, banana. Quedan aún frutillas, arándanos, zarzamoras y frutos a los que no se les presta mucha atención como los higos. En enero llegan las peras de excelencia, de la variedad Williams. Merman los cítricos y las manzanas están en la contra-estación porque se cosecharon en marzo, por eso cuestan un poco más”.

El kale, una de las verduras más de moda, con efecto anticancerígeno y antioxidante (Getty Images) En cuanto a las verduras, Winograd destacó la abundancia de “berenjena -blancas, rayadas y moradas-, tomate, pepino, pimiento, zapallito, zucchini, lechuga de todas las variedades, rúcula, radicheta, endivia. En el último tiempo empezó a tener interés, sobre todo en los restaurantes, el kale: una planta crucífera pariente del brócoli, el repollo, el rabanito, con efecto antioxidante y anticancerígeno. Hay con hoja festoneada, entera, roja y verde. Se puede consumir en ensaladas, preparaciones grillas, rellenos y jugos”.

La campaña se puso en marcha a partir de la creación de la Mesa de Promoción de Consumo de Frutas y Hortalizas, coordinada por las Subsecretarías de Agricultura y de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación, e integrada por diversos sectores: el Mercado Central, 5 al día, el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA), el Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI), entre otros organismos oficiales, asociaciones de productores y entidades que reúnen nutricionistas y científicos.

Infobae consultó a la licenciada en nutrición Analía Romero, del área de Nutrición y Educación Alimentaria de la subsecretaría de Alimentos y Bebidas de la Nación, quien señaló que el verano es la estación del año en la que el consumidor puede obtener una mejor calidad nutricional de frutas y verduras y también precios más convenientes debido a la gran oferta que presenta el mercado.

“Como a lo largo del año muchas plantas mantuvieron su ciclo biológico natural y sus frutos fueron cosechados en tiempo, presentan una adecuada concentración de nutrientes”, explicó. Se refiere al aporte de vitaminas, minerales, fibras y sustancias fitoquímicas asociadas a la reducción del riesgo de padecer cáncer y la capacidad de retardar el envejecimiento. Además, apuntó que el consumo de frutas y verduras ayuda a crear sensación de saciedad y, por lo tanto, a disminuir la cantidad de calorías que se ingieren diariamente.

Las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación En una alimentación saludable, el consumo de frutas y verduras tiene destacada preponderancia. Así lo demuestra la nueva gráfica nutricional para la población argentina, confeccionada a partir de revisiones y recomendaciones del Ministerio de Salud y especialistas en nutrición, en la cual la mitad del círculo está ocupado por el grupo de las frutas y las verduras.

Algo importante es que la papa, la batata, el choclo y la mandioca no forman parte de este grupo -y tampoco están incluidas en el consumo mínimo que recomienda la OMS-, sino que se unen con las legumbres, los cereales, el pan y las pastas. “Precisamente la campaña no busca propiciar el consumo de estas verduras que ya son las más demandadas por la población y que no aportan la mejor calidad de nutrientes, sino promover la incorporación de la gran variedad de frutas y verduras a nuestro alcance”, puntualizó Romero.

Para Sergio Britos, licenciado en nutrición y director del CEPEA, “se trata de una propuesta auspiciosa que no se queda en el mero folleto, porque está planteada con continuidad durante todo el año e involucra a distintos actores de todas las provincias para que difundan y promuevan en las redes sociales un mayor consumo de frutas y verduras en la población”.

Diciembre es el mes más emblemático de la producción de frutas y verduras porque ofrece variedad, cantidad, calidad, sabor, textura y color (Getty) El especialista destacó, además, el rol promotor de hábitos saludables que en el último tiempo adquirieron las verdulerías y las ferias barriales. “En las grandes ciudades, más del 70 por ciento de la venta de frutas y verduras se realiza a través de esos canales, donde la gente encuentra variedad y también recomendaciones para conservar y cocinar los productos”, subrayó.

En los últimos años, los consumidores también se volcaron al Mercado Central de Buenos Aires, en Tapiales, donde se puede comprar por bultos de varios kilos o en sus ferias minoristas. “Nos sumamos a la campaña para generar conciencia en mejores hábitos alimentarios”, dijo a Infobae Fabián Miguelez, presidente del Mercado. Y agregó que “es el único mercado concentrador del país que cuenta con un laboratorio que garantiza la calidad de los alimentos frutihortícolas que llegan al consumidor”.

Colores y beneficios

Las frutas y verduras se pueden clasificar en 5 colores : rojo, verde, amarillo/naranja, blanco y azul/morado. Cada color tiene compuestos bioactivos, denominados fotoquímicos, a los que se les atribuye propiedades saludables distintas. Por lo tanto, explicó Romero, un alimento no sustituye a otro y se aconseja combinarlos durante el día. Aquí una síntesis de lo que ofrece cada color.

Las verduras y las frutas se pueden clasificar por colores. Uno de ellos es el rojo (Getty) Rojo: frambuesa, sandía, ciruela, pimiento rojo, tomate, cereza, entre otros. Son excelentes antioxidantes que protegen el ADN, mejoran la circulación sanguínea, limpian y eliminan sustancias tóxicas y nocivas en el cuerpo, disminuyen la formación de placas de colesterol y bloquean la formación de coágulos peligrosos.

Verde: pepino, ají verde, palta, lechuga, acelga, espinaca, berro, cilantro, perejil, entre otros. Favorecen la producción de enzimas reparadoras, estimulan las defensas del cuerpo, combaten alergias, refuerzan el sistema inmune y previenen el envejecimiento.

Amarillo/naranja: pimiento amarillo, choclo, mango, mamón (o papaya), banana, zanahoria, durazno, calabaza, maracuyá, etc. Limpian la sangre e intestinos, estimulan la producción de glóbulos blancos, son ricos en antioxidantes que combaten el cáncer, fortalecen los vasos sanguíneos, ayudan a cicatrizar heridas, combatir infecciones y reforzar la vista.

El naranja limpia la sangre y los intestinos (Getty Images) Blanco: ajo, cebolla, papa, nabo, melón, uva blanca, entre otros. Son potentes antioxidantes, refuerzan las defensas del organismo, combaten problemas circulatorios y de la piel, protegen contra el cáncer y son poderosos antibacteriales, antimicóticos y antinflamatorias.

Azul/morado: cebolla morada, arándano, berenjena, uva morada, ciruela negra, zarzamora, higo, etc. Mantienen el equilibrio de la presión arterial, protegen de la oxidación a vitaminas, enzimas y hormonas, favorecen la acción de enzimas reparadoras y bloquean la formación de sustancias capaces de desencadenar cáncer.

ARGENTINA: Del kale al mamón, el colorido festival de frutas y verduras que ofrece el verano

Con Información de Infobae

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *