Archivo Metropolitano de Historia se remodela y documentos se digitalizan - EntornoInteligente

El telegrafo / El Archivo Metropolitano de Historia (AMH) es uno de los repositorios de los documentos más antiguos de la ciudad. Ubicado junto al patrimonial edificio La Circasiana, la construcción es remodelada para que se conserven allí sus archivos y vuelva a ser la oficina del Cronista de la Ciudad, Patricio Guerra.

El historiador quiteño le cuenta a este diario que el Libro Uno de Actas de la Fundación española de Quito está escaneado. En la Biblioteca Metropolitana funciona la máquina Kirtas 2010 y Guerra informa que el proceso ha avanzado hasta los legajos de 1931.

La restauración de los documentos continuará con su digitalización para que puedan consultarse sin que se manipulen los papeles originales, de unos cinco siglos.

El proceso implica la recuperación de la información contenida en cada una de las Actas de Cabildo, datos que hablan de las costumbres de época y, por tanto, son fuentes para estudios antropológicos e históricos. La traducción del español antiguo y la posterior transcripción de las actas está a cargo del paleógrafo Diego Chiriboga, quien acompaña a Guerra, mientras los bienes del AMH permanecen en el Centro Cultural Metropolitano (MET), en el Centro Histórico.

Desde mediados de octubre de 2017 se interviene el edificio del AMH, que albergó hasta 1992 la antigua biblioteca de Jacinto Jijón y Caamaño (1890-1950). Las readecuaciones iniciaron en la instalación eléctrica (se pondrá luz fría, que es la adecuada para estos repositorios) y en ventanas y puertas. La entrada principal será de vidrio y se fumigarán las estanterías de madera.

En la pantalla que indica Jhonathan Chango, operador del robot-escáner aparecen las actas sin perder la nitidez, conservando incluso las marcas que el tiempo dejó sobre el papel que fue analizado químicamente.

En base a esos estudios -hechos por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC)- se determinó el tipo, composición y procedencia de los materiales y tintas de los archivos: el lino es el soporte de la mayor parte de actas, algunas contienen filigranas (marcas de agua hechas por sus fabricantes) que son visibles a través de la luz.

El edificio del Archivo Metropolitano de Historia se construyó en la década del 30 del siglo XX. Se colocó duela de chanul para conservar el piso original. Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

El Fondo Actas de Cabildo será digitalizado en su totalidad por la máquina del Consorcio MEB Seventeen Mile. Más de 22 tomos han sido transcritos por el paleógrafo Diego Chiriboga y se revisan con miras a su publicación.

Las piezas de Kirtas 2010 fueron construidas en Alemania y ensambladas en Chile, cuenta Chango, mientras sostiene una de los libros cuya fecha es 1951. Por sus guantes pasaron otros textos, con inscripciones que develan fueron escritos en 1541 o las actas fundacionales de 1534. El robot está construido para el registro de libros históricos y otros que no deben ser manipulados por las características físicas y de contenido que mantienen.

El mecanismo emplea dos cámaras y sensores, las hojas pueden ser escaneadas de forma manual o automática dependiendo de su estado y el proceso tiene como fin una edición de cada imagen. La definición es la mayor posible (600 dpi), para que no se pierdan detalles de los trazos originales. Tener una versión digital de estos escritos evitará que sean manipulados para su consulta. Los originales estarán en el AMH.

Cada acta contiene los objetivos que la administración pública de la ciudad se planteó desde el siglo XVI, incluye indicaciones sobre la construcción de caminos, la gestión de servicios sociales, el cobro de impuestos, las normas de uso del espacio público, seguridad, arquitectura, transporte, economía o leyes que variaron con el tiempo y tuvieron hitos como la Declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad -que este año cumplirá cuatro décadas- para el Centro Histórico de Quito.

La resolución de las imágenes hace que los textos de las actas sean legibles para sistemas de archivos digitales, lo cual genera un método de búsqueda avanzada.

“Este trabajo es enfocado para conservar el patrimonio”, explica Guerra, “porque el no tener que manipular las actas para consultarlas ayuda a mantener los libros a la vez que se accede a su información a través de sus ediciones (réplicas) digitales”.

Más de un centenar de libros ya han sido digitalizados. Las transcripciones de los textos antiguos también, al igual que las gacetas del Municipio, que van de 1892 a 1912 y otras de 1913 a 1938, además de la Biblioteca Americana de 1807.

Chiriboga explica que “la importancia de este proceso es que la información se puede cotejar con la base de datos que mantiene el AMH”. El paleógrafo ha traducido rúbricas como las de Sebastián de Benalcázar (llamado de Benalcázar, 1480-1551).

La archivista Daniela Zúñiga fue una de las encargadas de descuadernar el Libro Primero de Cabildos, con un método que preserva cada hoja de lino, en la biblioteca y archivo técnico del INPC, cuya especialista es Marta Romero. Algunos de estos archivos conformaron la muestra Detrás del papel, en el Museo de la Ciudad el año pasado.

Otros archivos, los de la Secretaría de Cultura del Cabildo, también irán a un repositorio digital, anuncia Ana María López, responsable de la biblioteca virtual de esa dependencia.

La entidad encargada del AMH es la Dirección de Gestión Documental del Municipio Metropolitano de Quito, que tiene pendiente organizar el archivo sonoro y audiovisual del Distrito. ( F )

Está previsto que los trabajos de remodelación en el Archivo Metropolitano de Historia (Colón y Diez de Agosto) concluyan a inicios de marzo próximo.  Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

Archivística   La Colección Actas de Cabildo Incluye el tomo de la fundación española de Santiago de Quito, firmada el 15 de agosto de 1534, en Riobamba; el 28 de agosto de ese año se redactó el documento de Fundación de la Villa de Quito y se ratificó el 6 de diciembre. 22 volúmenes de Actas de Cabildo fueron transcritos por el paleógrafo Diego Chiriboga, en el AMH.

Fondos por digitalizarse El proceso apunta al fondo de la Biblioteca Metropolitana, a documentos del Instituto Metropolitano de Patrimonio, del Centro Cultural Benjamín Carrión y del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural. ( I )

Archivo Metropolitano de Historia se remodela y documentos se digitalizan

Con Información de El telegrafo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *