"$ 230 millones en importaciones fueron sustituidos en 3 meses" - EntornoInteligente

El telegrafo / Redacción Economía

La industria gráfica ecuatoriana prevé ganancias por $ 30 millones anuales con la restricción de importación de productos terminados.

Luis Carvajal, ejecutivo de Poligráfica y vocero de este sector, dijo que la política sustitutiva implementada por el gobierno desde finales del año pasado ha hecho que la operatividad de las empresas dedicadas a la manufactura de revistas, catálogos, cajas y etiquetas, entre otros productos, aumente y con ello se beneficien las casi 600 familias que dependen de esta actividad.

El beneficio alcanzaría también a empresas más pequeñas que captarán los trabajos que las más grandes no alcancen a cubrir, añadió Carvajal.

El dirigente hizo este comentario ayer durante una charla ofrecida por el ministro de Industrias, Ramiro González, ante un salón repleto de empresarios interesados en conocer detalles y resultados de la medida gubernamental.

El evento fue organizado por la Cámara de Comercio Ecuatoriana-Norteamericana (Amcham), en el hotel Sheraton de Guayaquil.

Previo a su intervención, González dijo que la medida, que está orientada a mejorar la calidad de los productos importados e impulsar la industria local, ha impedido la salida de $ 370 millones de importación, y conseguido una sustitución por $ 230 millones en el primer trimestre del año.

El Ministro destacó una vez más los logros de industrias como La Fabril en Manabí y Grupo Ortiz en Azuay. Recordó que la compañía manabita tiene 14 nuevos productos resultado de la sustitución de importaciones, y que el grupo cuencano ha generado 130 nuevos puestos de trabajo con la fabricación local de colchones. “Eso es bueno para el país, que se desarrolle la economía basada en la generación de trabajo”, expresó González.

Desde diciembre del año pasado, cuando el Comité de Comercio Exterior (Comex) emitió la resolución 116 en la que se exigía certificados de conformidad INEN a 293 subpartidas, el tema de sustitución de importaciones se ha mantenido en constante polémica.

Inicialmente, la imposibilidad de nacionalizar mercadería y materias primas ocasionó no solo problemas de contenedores represados, sino también rumores de un supuesto desabastecimiento que el gobierno ha desmentido.

No obstante, según González, todo proceso de cambio tiene dificultades, y añadió que  las quejas “han sido superadas”, una vez que se han hecho algunas modificaciones “para que esto pueda fluir”.

El Ministro se refirió específicamente a la liberación, por parte del Comex, de 10 subpartidas entre las que se encuentran los barnices para latas de uso alimenticio como atunes, que estaban generando preocupación en el sector exportador, aunque admitió que persisten problemas todavía con unos 14 productos más, entre ellos brochas, cuyas cerdas han tenido inconvenientes para ser importadas. Ofreció que próximamente se  solucionará esto.

En la línea de alimentos mencionó que para mayo se tendrá en la provincia de Carchi una nueva variedad de papa idónea para los restaurantes de comida rápida.

Al momento el Mipro ha firmado convenios con 450 empresas y se han acordado inversiones por más de $ 700 millones.

Replicando lo expresado por el presidente Rafael Correa e instando a la comprensión del empresariado -que escuchaba atento mientras desayunaba-, el Ministro mencionó la importancia que tiene para el país la protección de la moneda y la balanza comercial, en un momento en que se requiere cubrir el financiamiento de proyectos estratégicos, como las 8 hidroeléctricas que empezarán a funcionar en  2016.

Carlos Cepeda, gerente general de la importadora de productos cosméticos D’Mujeres, no niega que el plan es positivo, pero cree que fue implementado de manera “apresurada”, de modo que su sensación es ahora la de estar con una “camisa de fuerza”.

Luego de firmar un acuerdo con el Mipro, esta empresa disminuyó sus importaciones en un 25%; sin embargo, según Cepeda, se estudia la instalación de una planta para elaborar localmente productos capilares, y para ello se requerirá al menos de 8 meses y de una inversión mayor a los $ 500.000. El empresario esperaba encontrar algo de flexibilidad para su sector, aquejado por la falta de insumos, principalmente envases y tapas.

Con Información de El telegrafo